Ir a contenido

La mayoría no ve con buenos ojos dar a Catalunya más autogobierno

El 65,5% de los españoles se oponen a la posibilidad de una secesión catalana

El 45,4% se declara partidario de reformar el sistema político y la Constitución

XABIER BARRENA / BARCELONA

La crisis del modelo territorial, cuyo máximo exponente sería el proceso soberanista catalán, preocupa mucho a los españoles, en concreto a casi dos tercios (62,9%). Y, por lo que se deduce del Barómetro político de España realizado por el GESOP para EL PERIÓDICO, entre otras cosas por el resultado que pueda dar el pulso soberanista. El 50,6% de los encuestados verían mal que Catalunya obtuviera un mayor nivel de autogobierno dentro de España. Si se excluyen los datos recogidos en Catalunya, el porcentaje se eleva al 58%. Es  decir, la tercera vía no goza de mucho predicamento en la península.

Los que peor lo recibirían serían los votantes del PP (73,7% por el 10% que lo verían con buenos ojos); los del PSOE (49,1% a 27,9%) y Podemos (38,1% a 30,3%). Solo Izquierda Unida (40,2% a favor, 30,5% contrarios) acompaña a CiU y ERC en la lista de partidos que sí desean mayor cotas de autogobierno.

Por territorios, es en la Comuninidad Valenciana (64,4%), Andalucía (61,3%) y Galicia (61,2%) donde ese eventual aumento del autogobierno topa con una mayor oposición. Euskadi y Catalunya aparte, Canarias, donde las voces desfavorables llegan al 59,5%, es donde más encuestados afirman que lo verían bien (21,4%).

Si la pregunta versa sobre la independencia de Catalunya, la oposición es mucho más frontal. Al 65,5% le parecería mal la secesión catalana, un porcentaje que aumenta hasta el 70,2% si se excluyen los datos del Principado.

Los votantes del PP (84,1%) y de UPD (82,1%) son quienes defienden la unidad del Estado con mayor ahínco. Tras ellos, los partidos de izquierda, con el PSOE (72,5%), IU (58,5%) y Podemos (56,6%). La fuerza reformadora cuenta con un 15,6% de público en toda España que dice aceptar la secesión. Por territorios, el grado de oposición alcanza en no pocas comunidades, el 75%. En Euskadi, los favorables la independencia de Catalunya quedan por debajo de los unionistas.

REFORMA DE LA CARTA MAGNA 

En otro apartado, el 45,4% de los españoles prefieren reformar el sistema político vigente a través de una reforma de la Constitución, antes que mantenerlo sin cambios sinificativos (13,6%) o romperlo y redactar una nueva Carta Magna (29,6%). Por comunidades, la ruptura se impone solo en Catalunya (48,4%), seguramente porque en esta comunidad se entiende ligada a la secesión. Euskadi (con el 60%) es la región más reformista y las dos castillas la más conservadora, puesto que el 20,2% apuestan por esta vía.

Los votantes de ERC (76%) son los más rupturistas y entre los de CiU hay empate a 47,8% entre los que apuestan por  una nueva Carta Magna (seguramente, incluso, por un nuevo Estado) y los que abogan por la reforma de la actual.

Los partidos de izquierda prefieren la reforma antes que la ruptura. Incluso Podemos (49,6% a 45,1%). Donde hay mayor unanimidad es en el PSOE (60,4% a 26,1%), mientras que IU se queda a medio camino de las otras dos fuerzas (54,9% a 43,9%). El mantenimiento del actual sistema y de la Constitución, algo que defiende Mariano rajoy, no triunfa ni en el PP. El 34,8% opta por  medidas conservadoras y un 45,4% por la reforma constitucional.