Ir a contenido

Las diputaciones de Álava y Guipúzcoa, abocadas a la prórroga presupuestaria

Vizcaya y el Gobierno vasco sacarán sus cuentas gracias a un acuerdo PNV-PSE

AITOR UBARRETXENA / SAN SEBASTIÁN

La Diputación foral de Guipúzcoa, gobernada por Bildu, se ha dado por vencida y ha anunciado la prórroga presupuestaria. No han podido conseguir ningún apoyo, lo mismo que le ha ocurrido al PP en la Diputación alavesa. Entre las grandes instituciones vascas, únicamente las gobernadas por el PNV, es decir, la Diputación de Vizcaya y el Gobierno vasco, lograrán aprobar sus cuentas y en ambos casos gracias al apoyo del PSE.

Salvo que este entendimiento "descarrile" en los próximos días, el Parlamento vasco aprobará el próximo 23 de diciembre los presupuestos diseñados por el Ejecutivo Urkullu, después de destinar 185 millones de euros a partidas "sociales" como exigían los socialistas. El proyecto ha superado hoy, gracias a ese acuerdo entre PNV y PSE, el penúltimo trámite para su aprobación definitiva al rechazar la Cámara la devolución de las cuentas que reclamaban EH Bildu y UPyD. Con todo, el portavoz socialista Txarli Prieto, ha criticado al Ejecutivo peneuvista por negarse a fijar objetivos con el fraude fiscal y por sus "moderadas" previsiones de recaudación para 2015.

El proyecto de presupuestos del País Vasco, de 10.639 millones de euros, supone un incremento de 423,5 millones respecto al año pasado.

Mientras EH Bildu ha expresado que con su planteamiento el PNV pretende "ampliar la brecha social", el parlamentario del PP, Antón Damborenea, no ha cerrado la puerta a alcanzar un acuerdo, y ha reiterado su oferta "siempre que la prioridad del Gobierno siga siendo la creación de empleo". Por su parte, UPyD ha lamentado que las cuentas "consolidan los recortes sociales, y no sirven para crear empleo digno y de calidad".

SÍ EN VIZCAYA, NO EN GUIPÚZCOA Y ÁLAVA

La Diputación Foral de Vizcaya también sacará adelante sus cuentas gracias a la abstención de los socialistas, tras un acuerdo que asume la exigencia del PSE de incorporar "nuevos proyectos y programas" valorados en 43 millones de euros.

Sin embargo, la ruptura de negociaciones entre Gobierno y oposición traerá la prórroga en Guipúzcoa. Pese a que EH Bildu y PNV parecían haber avanzado en las negociaciones para poder aprobar el proyecto, como ha ocurrido en años anteriores, finalmente el partido de Andoni Ortuzar ha optado por presentar una enmienda a la totalidad, como también han hecho PSE y PP.

La soledad de EH Bildu en Guipúzcoa es comparable a la del PP en Álava, ya que el PNV era también el único grupo de la oposición que estaba negociando con el diputado general, Javier de Andrés. Ante la imposibilidad de alcanzar un consenso, el propio gobierno foral ha decidido retirar los presupuestos sin siquiera debatirlos en Juntas.

TAMPOCO EN NAVARRA

Con todo, la situación más complicada es la de Navarra, ya que la comunidad tendrá las mismas cuentas que en 2012 tras la tercera prórroga consecutiva. En el debate del proyecto, el Ejecutivo de UPN ha visto cómo los grupos de PSN, Bildu, Aralar-NaBai, Izquierda-Ezkerra y Geroa Bai, que habían presentado enmiendas a la totalidad, sumaron sus votos para forzar la devolución del proyecto.