Mas y Junqueras mantienen sus diferencias tras reunirse en el Palau

La Govern da un paso más hacia la Hacienda propia y saca a concurso su sistema informático

Ambos dirigentes se emplazan a seguir hablando y a abrir contactos con partidos y entidades

Artur Mas y Oriol Junqueras, después de reunirse mediados de noviembre, en el Parlament.

Artur Mas y Oriol Junqueras, después de reunirse mediados de noviembre, en el Parlament. / FERRAN SENDRA

3
Se lee en minutos
NEUS TOMÀS / FIDEL MASREAL BARCELONA

Con la discreción que ambos pretendían, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, se han visto por espacio de una hora en el Palau de la Generalitat. Un encuentro breve y poco fructífero a juzgar por las versiones que tanto en público como en privado ofrecieron el Govern y los republicanos.

«Las espadas siguen en alto», resumió un dirigente de Esquerra. Traducido a la negociación iniciada en la Casa dels Canonges, significa que el president no da su brazo a torcer con la lista única mientras que Junqueras sigue instalado en la su propuesta de que convivan diferentes candidaturas que compartan uno o más puntos en sus respectivos programas electorales, la llamada lista paraguas.

De todos modos, fuentes gubernamentales aseguraron que existe voluntad de llegar a acuerdos -«en plural», subrayan-, así como el compromiso de abrir una ronda de conversaciones con el resto de partidos y entidades de la sociedad civil. En el Ejecutivo catalán consideran que «si hay voluntad» las negociaciones podrían ir rápido. Eso sí, partiendo de la lista «de país», como define Mas su propuesta, que permitiría un adelanto electoral, las famosas plebiscitarias, que deberían plantearse como sinónimo del referéndum que no se ha podido realizar. Y, además, en el Palau de la Generalitat advierten de que si Junqueras persiste en su idea de presentarse en listas separadas, los comicios no se celebrarán hasta el 2016.

VENTAJAS E INCONVENIENTES / Pero, de momento, los republicanos no se amedrentan. Insisten en que la demoscopia demuestra que el resultado sería mejor si CiU y ERC se presentan por separado y que con su fórmula es más fácil atraer a votantes de la izquierda, sean exvotantes del PSC, de Iniciativa o simpatizantes del fenómeno Podemos. «No hay ninguna prueba empírica que demuestre que con la lista única nos iría bien».

«Cada uno [Mas y Junqueras] siguen pensando que su propuesta es la mejor», resumieron en ERC. El partido emitió un comunicado tras el encuentro entre ambos líderes en el que el presidente de los republicanos se mostró confiado en que encontraran «la manera de entenderse para hacer posible» la independencia y «construir un nuevo país más justo y libre».

Noticias relacionadas

Una de las quejas de Esquerra es que el Govern, en su opinión, no ha avanzado tanto como debiera en el diseño de las estructuras de Estado, entre ellas, la más importante: la Hacienda propia. De todos modos, más allá de las prisas de unos y otros, la Generalitat va dando pasos en el sentido que desean los republicanos y ayer sacó a concurso el sistema informático. El objetivo de la iniciativa es, según apunta el pliegue de condiciones publicado ayer el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) , «disponer de los servicios necesarios» para llevar a cabo el proyecto de implantación de «una primera fase de un sistema de gestión tributaria basado en una solución de mercado, así como de las herramientas necesarias para su despliegue». El sistema desembocaría en «un escenario de gestión completa que incluya la recaudación ejecutiva y la inspección» de todos los tributos catalanes.

LA BRONCA / Mientras, CiU sigue pidiendo explicaciones al Gobierno por lo que los nacionalistas catalanes definen como «guerra sucia» contra el soberanismo. «Haga su trabajo o dimita», exigió el diputado convergente Feliu Guillaumes al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por la retahíla de informes falsos publicados sobre políticos catalanes, el último de ellos referido a una falsa cuenta de Xavier Trias en Suiza, y la existencia de una unidad secreta de asuntos internos de la policía destinada a investigar y airear trapos sucios de dirigentes catalanes. El titular de Interior fue tajante en la respuesta: «Ni existe ni se ha creado una unidad para investigar a los políticos independentistas». Pero una vez más, no convenció a los nacionalistas, informa Patricia Martín.