La familia real no aceptará regalos personales excesivos ni servicios gratis de empresas

La Casa del Rey da a conocer el régimen de aceptación de obsequios y un código de conducta para los funcionarios de la jefatura del Estado

1
Se lee en minutos
PILAR SANTOS / MADRID

Seis días antes de que entre en vigor la ley de transparencia, la Casa del Rey ha dado a conocer el nuevo régimen de regalos que afectará a los miembros de la familia real: Felipe, Letizia, sus hijas y Juan Carlos y Sofía. Este nuevo régimen se empezará a aplicar el próximo 1 de enero del 1015 y, si hubiera estado en vigor, el Rey Juan Carlos no podría haber aceptado como regalo los dos Ferrari que le obsequió Emiratos Árabes Unidos.

Según fuentes de la jefatura del Estado, la familia real no aceptará para sí "regalos que superen los usos habituales, sociales o de cortesía, ni aceptarán favores o servicios en condiciones ventajosas que puedan condicionar el desarrollo de sus funciones". Las empresas no podrán concederle servicios gratis, por ejemplo billetes de avión.

En el caso de que los regalos tengan carácter institucional (que se entreguen con motivse o de un acto oficial, ya sea en España o en el extranjero), la Casa también podrá rechazarlos si son ostentosos y, si se aceptan, se transferirán a Patrimonio Nacional.

La jefatura del Estado también ha incluido un "supuesto especial" que destaca que la familia real no aceptará "préstamos sin interés o con interés inferior al normal del mercado ni regalos de dinero". En este último caso, se procederá a su devolución o se donará a una entidad sin ánimo de lucro.

Noticias relacionadas

CÓDIGO DE CONDUCTA

La Casa del Rey también ha redactado un código de conducta por el que todos se comprometen a desarrollar su tarea con arreglo a los principios de "ejemplaridad", "austeridad" y "honradez", entre otras virtudes incluidas en el texto. Los empleados, que no firmarán ningún documento concreto, no podrán intervenir en operaciones financieras o negocios jurídicos con personas o entidades cuando pueda suponer un conlficto de intereses con las obligaciones de su puesto en la Casa.