Hacia una nueva transición

Sánchez abre la puerta a un gran pacto con el PP y luego rectifica

Aboga por bajar las cotizaciones sociales y rechaza la jornada semanal de 35 horas

Afirma que lo «sano» en democracia son los gobiernos con diversos apoyos parlamentarios

Pedro Sánchez, en el acto de ayer.

Pedro Sánchez, en el acto de ayer.

Se lee en minutos

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
MADRID

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, dio ayer marcha atrás después de abrir la puerta a la posibilidad de pactar con el PP en la próxima legislatura si ninguno de los dos grandes partidos obtiene mayoría absoluta. «Que haya gobiernos apoyados por distintas fuerzas parlamentarias es sano para la democracia y el Parlamento», dijo Sánchez en un desayuno informativo organizado por Cinco Días, respondiendo a una pregunta muy directa formulada por el moderador sobre la posibilidad de un gran pacto con el PP tras las próximas elecciones con el fin de «dar estabilidad a la política económica». El mensaje sorprendió muy positivamente a algunos representantes del mundo de los negocios presentes en el acto, según explicaron. Pero horas después, el líder del PSOE reconsideró su posición y rechazó «la gran coalición» porque «sería mala», aunque sí defendió «acuerdos parciales por el bien de los ciudadanos».

Según Sánchez, «lo normal» en democracia no es la mayoría absoluta. «Nunca jamás vi un partido ni una persona que haya concentrado tanto poder», afirmó durante el acto matutino, en alusión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. «Plantear un Gobierno con apoyos parlamentarios diversos puede ocurrir y tampoco es malo», remató; «al contrario, es sano».

Horas más tarde, desde París, donde Rajoy asistía a la cumbre hispano-francesa, el presidente del Gobierno dijo que no se ha planteado un posible pacto entre los dos principales partidos. «De momento no hay elección ninguna, y no hay planteado ningún acuerdo poselectoral», dijo, informa Eva Cantón.

PROGRAMA ECONÓMICO / Sánchez fue invitado al foro de Cinco Días para explicar su programa económico de cara a las elecciones generales. Entre el público había empresarios, aunque con muy esacasa representación del Ibex 35.

El líder del PSOE se mostró dispuesto a bajar las cotizaciones sociales si gana las próximas elecciones generales, si bien dijo que se deberían buscar «vías complementarias» para financiar las pensiones a través de impuestos. También se mostró a favor de mantener la edad legal de jubilación a los a 67 años y defendió que las pensiones mínimas deben volver a subir más que el resto. Y avanzó que su programa tendrá como prioridad una reforma laboral, para la cual ha creado un grupo trabajo que propondrá una modificación del Estatuto de los Trabajadores con el fin de frenar la precariedad del empleo y «amoldar» la legislación «a la realidad del siglo XXI».

Noticias relacionadas

Sánchez se mostró contrario a reducir la jornada laboral a 35 horas semanales, como propone Podemos, por considerar que esa medida «supondría o seguir devaluando salarialmente las condiciones laborales de los trabajadores o elevar los costes del trabajo». «Ni una cosa ni otra es lo que necesita ahora mismo» España, y tampoco sería «de justicia social», declaró.

En relación al programa económico de Podemos, pidió al partido de Pablo Iglesias «no caer en el oportunismo ideológico» y que diga «exactamente cuál es su definición ideológica», para que pueda saberse con claridad qué proponen.