28 may 2020

Ir a contenido

Policías de asuntos sucios

Una unidad secreta estaría dedicada a buscar "trapos sucios" de políticos independentistas

MAYKA NAVARRO / MADRID

Hace tiempo que se especula con su existencia. Pero hasta ahora no se había escrito sobre la presunta existencia de un grupo indeterminado de policías nacionales que dependen y despachan directa y exclusivamente con el Director Adjunto Operativo (DAO), el comisario Eugenio Pino. Estos policías serían los autores de algunos informes que en los últimos meses han circulado por las redacciones de medios de comunicación, centrados en presuntas actividades ilegales de destacados independentistas nacionalistas catalanes.

'Ara' y 'Eldiario.es' publicaron este lunes la existencia de una unidad operativa secreta que desde el 2012 y bajo el paraguas de la Unidad de Planificación Estratégica y Coordinación se dedica en exclusiva a buscar indicios de corrupción vinculados a dirigentes políticos catalanes "con el objetivo de contrarrestar la ofensiva política que busca la independencia". Este grupo de policías, añaden los medios citados, "usurpa las funciones de las unidades a las que el reglamento policial otorga competencias en este tipo de delitos, sobre todo a la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y no está identificado en el organigrama del cuerpo".

El Ministerio del Interior negó rotundamente este lunes, a preguntas de EL PERIÓDICO, la existencia de este grupo de policías, adscritos al DAO y que redactaría informes sin membrete oficial que en algún momento se han atribuido erróneamente a la UDEF.

Antes de proseguir en el relato conviene apuntar que en la actual estructura del ministerio del Interior el comisario Eugenio Pino, máximo responsable uniformado de la Policía, apenas tiene más relación que la imprescindible con el director de la Policía, Ignacio Cosidó, máximo cargo político de este departamento. De hecho, Pino puentea siempre que puede a Cosidó para despachar directamente con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, especialmente en los temas espinosos relacionados con Catalunya.

El primer trabajo que se atribuye a este grupo policial es el borrador que se atribuyó falsamente a la UDEF y que 'El Mundo' publicó el 16 de noviembre del 2012, a nueve días de las elecciones autonómicas catalanas. Con el tiempo se descubrió que ese informe no era más que un resumen de la amena sobremesa que en su día mantuvieron y grabaron en el restaurante La Camarga la presidenta del Partido Popular catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y la expareja de Jordi Pujol FerrusolaMaría Victoria Álvarez, sobre sospechosas operaciones de la familia del 'expresident' de la Generalitat, que ahora mismo están bajo investigación en al Audiencia Nacional.

Ese borrador provocó que el actual responsable de la UDEF, el comisario jefe Manuel Vázquez, llegara a declarar en sede judicial que ese documento no había sido redactado por ninguno de sus policías.

Como mínimo otros cuatro informes se atribuyen a estos agentes que en los últimos meses ha trabajado buscando «trapos sucios» de políticos como los republicanos Oriol JunquerasJosep Lluís Carod-Rovira o cualquier miembro de la familia del 'conseller' Felip Puig.

Caso aparte merece el informe sobre el alcalde Xavier Trias. En esa cuestionada investigación participa uno de los grupos de la UDEF que la semana pasada envió un primer informe a la fiscalía anticorrupción. Los fiscales moverán ficha ahora.