LOS ESCÁNDALOS ECONÓMICOS

Castro celebra la imputación de la infanta

El juez decidirá si sienta a Cristina en el banquillo tras oír a las acusaciones

El juez José Castro en uno de sus viajes a Valencia para seguir el proceso.

El juez José Castro en uno de sus viajes a Valencia para seguir el proceso. / DAVID LORENZO

2
Se lee en minutos
MARISA GOÑI / PALMA
LAURA L. DAVID / VALENCIA

El juez José Castro celebró ayer el auto de la Audiencia de Palma que le dio la razón en parte al mantener la imputación por dos delitos fiscales de la infanta Cristina porque con esta medida «se pone fin a una controversia que ya duraba demasiado tiempo» y además permite al juzgado «progresar en los trámites».

Poco después de llegar a su despacho, el magistrado dictó la providencia que da un plazo de 10  días hábiles a las acusaciones para presentar el escrito de conclusiones provisionales donde señalarán a quién hay que llevar al banquillo de Nóos, sus delitos y qué penas piden. «No he tomado ninguna decisión. Primero tengo que recibir los escritos de acusación, ver quién acusa y valorar las acusaciones», apuntó sobre la inclusión de la hermana del Rey en el auto de apertura de juicio oral que dictará después, una decisión sobre la que pende la controversia de la doctrina Botín, que de aplicarse le permitiría eludir el juicio.

El fiscal Pedro Horrach, quien anunció que se mantendrá en su posición y pedirá el sobreseimiento para Cristina de Borbón, se encuentra en Barcelona, donde trabaja con la Agencia Tributaria para reforzar sus argumentos. También aterrizaron ayer allí los Duques de Palma para estudiar los pasos a seguir en el despacho de Roca-Silva. En medios jurídicos, no se descarta la presentación de algún escrito o recurso de súplica por parte del Ministerio Fiscal y de la defensa de la infanta para que la doctrina Botín sea tomada en consideración, pese a que la Audiencia ha señalado matices que las diferencian.

Noticias relacionadas

Castro tampoco avanzó si habrá nueva comparecencia de Iñaki Urdangarin, de su exsocio Diego Torres y de la mujer de este por el blanqueo de capitales que han sumado a su lista de delitos. El magistrado apuntó que podría pedirlo alguna acusación, aunque recordó que el auto de la Audiencia «insinuó que no era imprescindible».

GRAU, ALTIVO / «Yo no estoy imputado», sostuvo ayer el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, pese a que el auto de la Audiencia de Palma dice todo lo contrario, tras aceptar un recurso del grupo municipal socialista. A la pregunta de «si no está imputado, ¿porqué da usted esta rueda de prensa?», el político popular respondió tajante: «Por que me da la gana, ¿es suficiente respuesta o se la tengo que clarificar?». Grau se presentó como un «chivo expiatorio», víctima de una persecución política de los socialistas valencianos, y,  en una rueda de prensa a la que se sumó la alcaldesa Rita Barberá, aseguró que no dimitirá.