14 jul 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

La negociación secreta de Rigol con PP y PSOE irrita a Esquerra

El expresidente del Parlament admite que Mas estaba informado de sus reuniones

Junqueras: «Confiar en el diálogo con el Estado es un insulto a la razón y la dignidad»

XABIER BARRENA / JOSE RICO / BARCELONA

«Es la confirmación de nuestras sospechas». Esta fue la primera valoración que surgió de boca de una voz de ERC tras desayunarse con la noticia, desvelada por EL PERIÓDICO, de que emisarios de la Generalitat, del PP y del PSOE han mantenido reuniones en secreto para intentar evitar un choque de trenes. Una información que uno de esos emisarios, el presidente del Pacte Nacional pel Dret a Decidir, Joan Rigol, que negociaba en nombre del Govern, se encargó de confirmar. El veterano dirigente de Unió aseguró en RAC-1 que la iniciativa de abrir esta vía de diálogo fue suya, y que, «de vez en cuando, le aportaba datos al presidente de la Generalitat». Y añadió el dato que más ha irritado a los republicanos y también a ICV: el resto de fuerzas proconsulta no tenían conocimiento de estos contactos.

La celebración, hoy, del «proceso participativo» contiene a duras penas el enfado de ERC. Ya se verá si el dique de contención sigue en pie el lunes, pues la revelación ayer de este diario sirvió, además, para que al partido de Oriol Junqueras le cuadraran algunos episodios del último año. Por ejemplo, la salida a la palestra de Rigol en agosto para aseverar que el Govern no actuaría al margen de la legalidad. Cuando, poco después, un alto cargo de ERC pidió al expresidente del Parlament el por qué de ese acto, Rigol respondió que siempre actuaba por indicación de Artur Mas.

Y, sobre todo, las negociaciones secretas ayudan a ERC a entender la famosa tensa reunión del 7 de agosto entre el president y Junqueras. Fue aquella la primera ocasión en la que el líder de los republicanos percibió que el jefe del Ejecutivo catalán había pasado página de la consulta y se centraba ya en unas elecciones anticipadas. Mas se guardó mucho de compartir con el dirigente de ERC la información sobre los planes de Mariano Rajoy que le facilitaba Rigol a partir de sus reuniones con Pedro Arriola -emisario del PP- y José Enrique Serrano -emisario del PSOE-.

UN «INSULTO» / Aunque no se refirió directamente a esta información, Junqueras dejó patente su enojo durante el acto con el que ERC cerró ayer su campaña del 9-N. «Creer que las estructuras de Estado las conseguiremos a través de una negociación con el Estado es un insulto a la razón y a nuestra dignidad», proclamó el líder republicano en Girona.

Fuentes de la dirección de Iniciativa se confesaron irónicamente «admiradas» por la «distancia» entre lo que el Govern de CiU «escenifica y lo que acaba haciendo» en el proceso soberanista.