EL 'CASO DE LAS ITV'

La jueza estima que Oriol Pujol pudo cometer otro cohecho y falsedad

La magistrada sospecha que las facturas giradas por la mujer del exdiputado a un amigo no corresponden a trabajos realmente realizados

Se lee en minutos
J. G, ALBALAT / BARCELONA

La jueza Silvia López Mejías considera que el supuesto asesoramiento del exdiputado de CiU Oriol Pujol para que un amigo se beneficiara económicamente con la reconversión industrial de las empresas SonySharp y Yamaha puede constituir un delito de cohecho y otro de falsedad, según sostiene en un auto por el que acuerda acumular esta investigación con el proceso abierto por el intento de amañar la adjudicación de estaciones de ITV en Catalunya. La magistrada sospecha que las facturas giradas por la mujer de Oriol Pujol, Anna Vidal, a su amigo y empresario Sergi Alsina no corresponden a trabajos realmente realizados, sino que era el sistema que utilizaba el exdiputado para cobrar los contactos y las gestiones que llevaba a cabo en favor de su amigo.

La jueza está siguiendo la petición del fiscal anticorrupción Fernando Maldonado que culminará con la posible imputación de Oriol Pujol y de su mujer por un segundo delito de cohecho (ya están acusados por la trama de las ITV) en relación con la supuesta intermediación del exdirigente de CDC en la reconversión industrial de las tres empresas mencionadas, así como de otros negocios de los que resultó beneficiario Sergi Alsina.

POR JURADO

Noticias relacionadas

 La magistrada ha decidido unificar esta investigación y la de las ITV y ya ha comunicado la intención, tal y como solicitó el fiscal, de convocar la comparecencia prevista por la ley del jurado para que la acusación pública detalle las nuevas imputaciones atribuidas a Oriol Pujol y su esposa, y ponga sobre la mesas las pruebas que deben practicarse. Por ahora, no hay fecha.

El Servicio de Vigilancia Aduanera sostiene en un informe incluido en el proceso por las ITV que Anna Vidal encubrió el pago de supuestas comisiones a su marido a través de servicios inexistentes a empresas de Alsina. Una de sus compañías (Alta Partners) intervino como asesora en los procesos de reconversión y obtuvo suculentos beneficios de ellos: 2,3 millones de Sony-Ficosa; 2,7 de Sharp-Cirsa y 1,8 de Yamaha-Grupo Sese. En total, la firma ingresó 6,9 millones de euros.