10 jul 2020

Ir a contenido

Sánchez y Duran se unen para apremiar a Rajoy a mover ficha

Los líderes del PSOE y Unió acusan al presidente de «electoralista» por bloquear la vía federal

Los socialistas y el Ejecutivo del PP exhiben su sintonía en el 'no' a la convocatoria del 9-N

JUAN RUIZ SIERRA / MADRID

Alfredo Pérez Rubalcaba y Josep Antoni Duran Lleida tenían una relación estrecha, firme y labrada a lo largo de muchos años. Ambos dirigentes hablaban con asiduidad, y casi siempre querían que se supiese que hablaban. Ahora Rubalcaba se ha marchado, dejando paso a Pedro Sánchez. El nuevo líder del PSOE conoce mucho menos a su homólogo en Unió, su vínculo acaba de comenzar, pero las circunstancias en Catalunya, que motivaron los habituales contactos entre Rubalcaba y Duran, lejos de normalizarse, se han agravado. Cuando falta poco, muy poco, para que el presidentArtur Mas, convoque la consulta de autodeterminación del 9 de noviembre, el secretario general de los socialistas y el portavoz parlamentario de CiU se reunieron durante casi hora y media en el Congreso para apremiar a Mariano Rajoy a que mueva ficha.

Poco antes, sin embargo, el PSOE y el Gobierno habían mostrado su sintonía frente a lo que consideran un referéndum ilegal. Lo primero que hizo durante la sesión de control el portavoz socialista, Antonio Hernando, fue subrayar los puntos de coincidencia de su partido con el Ejecutivo. La consulta es «inconstitucional», dijo, y el PSOE secundará el recurso ante el Tribunal Constitucional contra su convocatoria. «Este es un asunto de Estado. Pongo en valor el apoyo que nos brinda para preservar lo que hemos construido», contestó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Pero la coincidencia se queda aquí. Mientras el principal partido de la oposición aboga por una reforma de la Constitución que, en el plano territorial, se traduciría en blindar las competencias autonómicas, reconocer los hechos diferenciales y transformar el Senado, el PP, como tuvo ocasión de volver a comprobar Sánchez durante el encuentro que mantuvo el pasado lunes con Rajoy, considera «irresponsable» explorar esta vía federalista.

«El PSOE tiene una respuesta el problema político», señaló Duran tras su cita con el líder del PSOE. Salieron por separado, pero sus mensajes, pese a que el primero defiende la consulta y el segundo no, fueron muy similares. Los dos consideran que la actitud de Rajoy obedece a la proximidad de los comicios autonómicos y municipales de mayo. El presidente del Gobierno, según esta versión, cree que las negociaciones para una reforma de la Carta Magna restarían votos a su partido. «El PP está pura y simplemente en clave electoralista -sostuvo Duran-. No se va a mover. El PP solo piensa en las encuestas. Igual que vio en su día que le venía bien ir en contra del Estatut, ahora ve que le viene bien no moverse. No tiene ningún tipo de propuesta. Su posición es completamente distinta a la del PSOE».

EL «ENCONAMIENTO» / En el mismo sentido, Sánchez coincidió con Duran, quien es contrario a la independencia, en que «el inmovilismo de Rajoy no garantiza la unidad de España» y señaló que cada vez observaba un «mayor enconamiento» del Gobierno en esta cuestión. Como ejemplo puso las palabras que poco antes había pronunciado la vicepresidenta. Cuando Hernando le insistió en la reforma de la Constitución, Santamaría pidió «responsabilidad» y preguntó: «¿Qué es un Estado federal? ¿Qué implica respecto al Estado de las autonomías? ¿Quieren un federalismo simétrico o asimétrico? ¿Quiere reordenar competencias? ¿Quieren un pacto fiscal?».