Ir a contenido

Tarragona

ERC y Podemos, las incógnitas

El sorprendente surgimiento de Podemos, el partido de Pablo Iglesias, y la recuperación generalizada de ERC son algunas de las incógnitas que podrían hacer variar la composición  del salón de plenos del Ayuntamiento de Tarragona en las próximas elecciones municipales. A ellos también habría que sumar a Ciutadans y la CUP. Ninguno de ellos tiene en la actualidad representación municipal en el edificio de la plaza de la Font, ubicada en el espacio del antiguo circo romano de la Imperial Tarraco.

El resultado de las últimas elecciones europeas, aunque no sea el barómetro más adecuado, puede servir para dibujar el panorama en Tarragona. ERC ganó los comicios con el 18,38% de los votos (7.626 sufragios), algo que no deja de ser curioso en una ciudad donde el partido independentista no tiene representación. Su candidato para las elecciones municipales es Pau Ricomà, que tiene el reto de aprovechar el tirón actual del partido de Oriol Junqueras para, al menos, recuperar los dos únicos concejales que tenía y que perdió en los últimos comicios municipales. PSC, CiU y PP perdieron votantes en las elecciones de mayo en favor de ERC y partidos emergentes como C's (4.236 votos) y Podemos (2.161). También ICV ganó casi un millar de adhesiones (3.469) respecto de las municipales.

Ante este panorama, al que hay añadir el auge de la CUP y la nueva fuerza municipalista Ara Tarragona, el consistorio se podría abrir de par en par a partidos minoritarios. Pero claro, las municipales no son equiparables a las europeas.