LA ESCENOGRAFÍA

El 'president' renuncia a hablar en la Moncloa

1
Se lee en minutos

Los equipos de los presidentes del Gobierno y de la Generalitat coinciden en que, la de hoy, es una reunión para tener especial cuidado en las formas. Y en los gestos. Será inevitable que se repase y se analice cada detalle. Cabe recordar que en la cita de septiembre del 2012 se destacó lo «frío» que fue el saludo público entre ambos mandatarios,  especialmente si se comparaba con el que ambos habían protagonizado en idéntico escenario a penas unos meses antes, en febrero de ese mismo año. Pero en la entrevista de septiembre Mas no sonrió. Rajoy ni siquiera bajó un par de peldaños de la escalera de Moncloa para recibir al político catalán. Ninguno de los dos se molestó en disimular la enorme distancia que existía entre los dos y la dificultad, hasta corporal, para romper esa barrera.

Está por comprobar qué pretenden transmitir hoy Rajoy y Mas con sus gestos, en un momento de máxima expectación. Como primer paso, el president ha vuelto a declinar comparecer en la Moncloa. Lo hará, nuevamente, en la sede de la Generalitat en Madrid.