Ir a contenido

DECISIÓN DEL CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno manda a Matas a la cárcel al negarle el indulto

El Ejecutivo también rechaza el perdón para el exalto cargo de Unió Lluís Gavaldà

El expresidente balear deberá cumplir 9 meses de prisión por tráfico de influencias

EL PERIÓDICO
MADRID

Era un rechazo anunciado, pero hasta ayer no fue oficial. El Consejo de Ministros denegó el indulto a Jaume Matas, expresidente de Baleares y exministro de Medio Ambiente de José María Aznar, al tener en cuenta que tanto el informe del Tribunal Supremo como el de la Fiscalía son contrarios a la concesión de la medida de gracia. De igual modo se manifestó el Gobierno sobre los perdones solicitados por el exdirector general de Ocupació y exdirigente de Unió LLuís Gavaldà, el exmagistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, el torero José Ortega Cano y el  asesor del Ayuntamiento de Madrid y dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ya aseguró el pasado 18 de diciembre en el Congreso que no apreciaba «razones de equidad, interés público y justicia» para conceder el indulto a su excompañero de partido. La decisión del Consejo de Ministros acarreará la entrada en prisión de Matas, sentenciado a nueve meses por tráfico de influencias en el primer juicio por el caso Palma Arena. A pesar de que  normalmente los condenados a menos de dos años y sin antecedentes no son encarcelados, la Audiencia de Palma ya rechazó el pasado 10 de diciembre suspender el cumplimiento de la pena ante la falta de arrepentimiento y la gravedad del delito, cometido siendo Matas la máxima autoridad de Baleares. Este órgano judicial deberá ahora ratificar su decisión, establecer un plazo para el ingreso en prisión y determinar en qué centro se cumple la pena, unos trámites que está previsto que aborde la semana próxima.

'CASO PALLEROLS' / En una situación similar se encuentra Gavaldà, sentenciado a un año y 15 meses por el desvío de fondos de la UE a Unió. En un auto dictado el 6 de marzo del 2013, la Audiencia de Barcelona exigió el cumplimiento de la pena  para los tres condenados del caso Pallerols al considerar que en el actual contexto de crisis resultaría «hasta obsceno» que desde la justicia se tomasen decisiones que «alentasen» o «no pusiesen freno» a la corrupción.

Asimismo, el Gobierno se opuso a indultar a Garzón, inhabilitado por las escuchas del caso Gürtel, tras el informe del Supremo alegando la ausencia de arrepentimiento y la falta de utilidad pública del perdón.