PACTO CON LA FISCALÍA

El contable de Nóos confiesa que Urdangarin y Torres urdieron la trama corrupta

Admite ante el fiscal la responsabilidad de ambos en el desvío de fondos y la elaboración de presupuestos inflados y facturas falsas

Marco Antonio Tejerio reconoce que el duque de Palma y su exsocio se repartían los sueldos de "empleados simulados"

Marco Antonio Tejeiro (izquierda), junto a su hermano Miguel (centro) y su abogado, acuden a declarar a los juzgados de Palma, en febrero del 2012.

Marco Antonio Tejeiro (izquierda), junto a su hermano Miguel (centro) y su abogado, acuden a declarar a los juzgados de Palma, en febrero del 2012. / EFE / E. PUERTAS PUYOL

2
Se lee en minutos
MARISA GOÑI / J. G. ALBALAT / Palma / Barcelona

El que fuera contable del Instituto Nóos ha confesado. Marco Antonio Tejeiro ha alcanzado un acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción, el primero en el marco del 'caso Nóos', por el que ha reconocido que Iñaki Urdangarin y Diego Torres urdieron un entramado de empresas para repartirse los fondos públicos que percibieron de forma ilícita. La confesión ha quedado plasmada en un escrito que el fiscal Pedro Horrach ha entregado este jueves al juez José Castro en una reunión de 20 minutos. 

El objetivo de la confesión, según fuentes jurídicas, es llegar a una conformidad de las penas e intentar salvar a familiares implicados. Tejeiro, cuñado del exsocio de Urdangarin y que formaba parte del equipo de asesores económicos y fiscales de la trama, ha admitido que los convenios de Nóos tenían presupuestos hinchados, superiores al coste real. También ha reconocido que el instituto desviaba fondos a las sociedades mercantiles de la trama, que se hacían facturas falsas y que se cruzaban facturas entre ellas.

En su escrito de autoinculpación, el contable, imputado en el caso, asegura que las órdenes las daban Urdangarin y Torres y que él era un mero "brazo ejecutor". Según su confesión, la trama operaba bajo la "dirección unitaria" del duque de Palma y su exsocio, quienes "lideraban el grupo en su condición de jefes" y tenían "absoluto control y poder de decisión en el mismo". Las empresas que formaban parte de la trama actuaban "como si fuera una sola", confesó el contable, según consta en el escrito, sin distribución clara de funciones. 

El contable atribuye a Urdangarin y Torres contrataciones de personal para obtener beneficios fiscales, que llevaron a cabo "la práctica totalidad de empresas del grupo de Nóos, incluida Aizoon", propiedad compartida al 50% por Urdangarin y la infanta Cristina. El dinero que tenían que cobrar esos "empleados simulados", añade, "se lo terminaban repartiendo" el duque de Palma y su socio.

Facturas para eventos

Noticias relacionadas

El escrito también alude a las facturas de los eventos Valencia Summit Illes Balears Fòrum "no respondían a los servicios realmente prestados" y ambos socios se repartían los beneficios de manera que se evitaban las retenciones fiscales. En total, la entidad cobró por organizarlos 5,9 millones de euros, a pesar de que su verdadero coste fue de 1,6 millones, según datos de la Agencia Tributaria.

El juez Castro, por su parte, no descarta pedir una nueva declaración a Tejeiro. "Podría ser", ha dicho el magistrado en respuesta a los medios de comunicación al abandonar el juzgado. Sobre la reunión con Horrach, solo ha comentado que "ha sido normal" porque ambos son "dos profesionales".

Temas

Caso Nóos