Ir a contenido

CASO DE CORRUPCIÓN EN ANDALUCÍA

Magdalena Álvarez dimite "por la campaña de acoso y derribo del PP"

La exministra socialista asegura que no renuncia a la vicepresidencia del BEI por su imputación en la causa de los ERE

JULIA CAMACHO / Sevilla

La exministra de Fomento Magdalena Álvarez (c), a su llegada a los Juzgados de Sevilla para comparecer ante la juez que instruye el caso  ERE.

La exministra de Fomento Magdalena Álvarez (c), a su llegada a los Juzgados de Sevilla para comparecer ante la juez que instruye el caso  ERE. / Raúl Caro (EFE)

La exministra de Fomento Magdalena Álvarez ha anunciado este miércoles su dimisión como vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y ha asegurado que no lo hace a causa de su imputación en el caso de los ERE fraudulentos de Andalucía, sino debido a la "campaña de acoso y derribo" del PP para poner a otra persona en su lugar. "Dimito no porque esté imputada, sino porque [el presidente MarianoRajoy y [el ministro de Economía LuisDe Guindos quieren poner a otra persona", ha insistido. "Si ellos están dispuestos a cualquier precio por cambiarme, yo no; no vale la pena", ha dicho.

Álvarez fue imputada en el caso que investiga las ayudas irregulares a empresas en crisis pagadas por el Gobierno andaluz desde el pasado verano, una decisión confirmada recientemente por la Audiencia Provincial de Sevilla. La jueza Mercedes Alaya le imputa los supuestos delitos de malversación y prevaricación al considerarla una de las personas que, desde la consejería de Economía y Hacienda, permitió la implantación de un procedimiento inadecuado para pagar esas ayudas de forma opaca y al margen de cualquier control. En declaraciones a la cadena Ser, no obstante, la que fuera responsable de las finanzas andaluzas de la Junta de Andalucía desde 1994 al 2004 ha insistido en que no tuvo ninguna responsabilidad sobre esa situación, ya que era cada consejería, en este caso la de Empleo, la que se encargaba directamente de gestionar esas partidas y "grabarlas" en los presupuestos.

Así, la exministra de Fomento ha insistido en que la actitud del PP de provocar un debate abierto entre el resto de países europeos sobre un asunto de mero funcionamiento interno "esta haciendo un daño enorme" a su país y al banco, por lo que ha preferido presentar su dimisión. "Ahora que buscan un sitio desesperado por Europa han buscado alguna excusa. Podrían haber sido que soy malagueña o que fui miembro del Gobierno andaluz; es evidente que quieren un 'quítate tu para ponerme yo'".

"Ambición política desmesurada"

En este sentido, Álvarez ha resaltado que la petición del Gobierno español se produce de forma anacrónica, dado que su imputación se produjo hace ya un año y en este tiempo ha declarado dos veces y presentado varios recursos. "Es un tema de ambición política desmedida, lo hacen diciendo que causó un daño irreparable a España justo cuando mejores han sido los resultados del banco y los míos propios", ha explicado. "Es muy difícil de justificar", ha dicho. Tras recordar que el propio Guindos le dio un mensaje de tranquilidad cuando ella le llamó nada más ser imputada, ha comparado su caso con la imputación de la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Largarde, sobre la que el Gobierno español no ha expresado ninguna queja.

"Todo tiene un límite, incluso físico, y han pasado todas las fronteras", ha ahondado, para justificar que se marcha para "no someter" a su país "al ridículo" de que algunos países voten en contra de su marcha en el debate, ya que asegura que en todo momento ha recibido el apoyo del comité de dirección del banco. "Están dispuestos a cualquier cosa", ha dicho en alusión al PP, "y eso me da miedo".

Apoyo del PSOE

Tras agradecer el apoyo recibido por el PSOE, Álvarez ha explicado que su futuro más inmediato pasa por descansar --"que lo tengo merecido", ha apostillado-- y pedir su reincorporación al cuerpo de inspectores de Hacienda. También ha pedido que la investigación de los ERE se centre en quienes tenían verdaderas competencias sobre lo ocurrido, para "no errar el tiro", y ha recordado que, pese a la tesis que mantiene su partido de que los imputados dejen la primera línea política, una imputación es una garantía judicial para los ciudadanos "y no un castigo o una condena". "Y yo no tengo duda de que mi inocencia va a ser aclarada en algún nivel judicial u otro", ha concluido.