27 oct 2020

Ir a contenido

sondeo del gesop sobre los comicios al parlament

ERC saca más ventaja que nunca a CiU y Podemos logra 10 escaños

Esquerra obtendría 9 o 10 diputados más que los nacionalistas a menos de cinco meses del 9-N

El bloque proconsulta superaría con creces los dos tercios si se incorporara el partido de Iglesias

RAFA JULVE / Barcelona

ERC saca más ventaja que nunca a CiU y Podemos logra 10 escaños

Esquerra Republicana dio un paso atrás en febrero para coger impulso y lograr ahora la mayor ventaja que ha tenido nunca sobre CiU. El anterior Barómetro Político de Catalunya elaborado por el Gabinet d'Estudis Socials i d'Opinió Pública (GESOP) fue un espejismo: por primera vez en la legislatura, los nacionalistas parecían haber roto su tendencia a la baja y recuperaban el primer puesto con una leve ventaja ante ERC. Pero poco les ha durado la alegría: la última encuesta otorga al partido de Artur Mas sus peores expectativas en unas elecciones al Parlament y le pronostica 29 o 30 escaños, 20 menos que en la actualidad y la mitad que en la anterior legislatura, cuando solo estaba a seis de la mayoría absoluta.

De ello se beneficia claramente Esquerra, que volvería a situarse como fuerza más votada con 39 diputados. Esa diferencia de entre nueve y 10 plazas es precisamente la misma cantidad de representantes que obtendría Podemos, que irrumpiría en la Cámara pese a que ni siquiera está confirmado si concurrirá a los comicios autonómicos ni se sabe tampoco quiénes serían en Catalunya las caras visibles del proyecto que encabeza Pablo Iglesias.

Las entrevistas del sondeo se hicieron del 16 al 18 de junio, tres semanas después de unas elecciones europeas en las que ERC se alzó con una victoria por primera vez desde la Segunda República. Impulsados por aquellos resultados, con los que aventajaron a CiU en más de 45.000 papeletas, los republicanos cogen más músculo cuando faltan cuatro meses y medio para la consulta prevista para el 9 de noviembre. La presión a Mas para que no se arrugue no disminuye. Y todo ello, como desveló este diario, cuando el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, se plantea dejar el cargo de número dos de CiU por la actitud de CDC en el proceso soberanista (la noticia saltó una semana antes de llevarse a cabo el trabajo de campo del sondeo).

PÉRDIDA DE FIDELIDAD / Los nacionalistas, además, se siguen comiendo el «marrón» de gobernar en plena crisis, como diría el president, y sus recortes tienen consecuencias. Menos de la mitad de los ciudadanos que apostaron en el 2012 por la federación que dirige la Generalitat (el 44,6%) volverían a introducir la misma papeleta en la urna, mientras que la intención directa de voto a CiU ha caído del 16,1% en el barómetro de febrero al 11,6% del actual.

De nuevo, es ERC quien pesca en el caladero convergente. Los republicanos, que mantienen una elevadísima fidelidad entre sus electores (del 81,8%), logran atraer al 21,1% de las personas que en el 2012 se decantaron por los nacionalistas. En su caso, la intención directa de voto sube al 22,4%, la puntuación más alta desde el inicio de la legislatura.

FUGAS EN ICV, PSC Y CIUTADANS / Solo otro partido tiene razones como Esquerra para enmarcar la encuesta del GESOP: Podemos. La fuerza de Pablo Iglesias, arrastrada por la repercusión que obtuvo en las europeas (1,2 millones de votos en toda España, 117.000 en Catalunya), sigue subiendo enteros. En el Parlament, por ejemplo, entraría con nueve o diez diputados, y para ello se nutriría sobre todo de los descontentos con ICV, el PSC y Ciutadans.

Los ecosocialistas de Joan Herrera verían cómo el 18,6% de sus simpatizantes se pasarían al nuevo partido. Y debido a esa mudanza, Iniciativa bajaría a los 10-11 escaños, dos o tres menos que actualmente. En cuanto a los socialistas, Podemos les arrebataría el 12,4% del electorado, lo que agravaría todavía más su crisis y les anclaría en una posición residual de quinta fuerza, con solo 11 o 12 sillones en la Cámara. Cabe recordar que Pere Navarro ya había anunciado su dimisión como primer secretario de los socialistas catalanes cuando se hizo la encuesta. Ese desgobierno interno ha contribuido a que el partido experimente, un sondeo tras otro, las peores perspectivas electorales de su historia. Solo el 28,9% de los catalanes que confiaron en ellos volverían a hacerlo.

POSICIÓN ANTE EL PLEBISCITO / Pero es que, volviendo a Podemos, su irrupción lo remueve casi todo. El único que no le entregaría votantes es el PP, que se estanca en los 13 diputados, seis menos que en estos momentos. En cambio, Ciutadans mantiene la posición de tercera fuerza que le otorgaban las anteriores encuestas, pero pierde fuelle y obtiene 16 o 17 diputados; siete u ocho más que ahora pero uno menos que en la pasada entrega del GESOP, lo que se debe en parte a que el 11,6% de sus simpatizantes se fugan a Podemos.

En el flanco opuesto, la CUP duplicaría su representación, aunque frenaría su tendencia al alza y sufriría un trasvase del 9,5% de su electorado hacia el partido de Iglesias.

Vista la transversalidad de Podemos a la hora de captar votantes, el interrogante sería: ¿habría que incluirlos en el bloque de partidos favorables a la consulta? Algunos de sus representantes, como el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo, han mostrado su oposición, pero Iglesias ha defendido que, pese a preferir que Catalunya no se independice, está a favor de preguntar a los ciudadanos. Si es así, las fuerzas que piden el referendo superarían con creces los simbólicos dos tercios del Parlament. Lograrían entre 93 y 96 escaños.