23 oct 2020

Ir a contenido

Susana Díaz no competirá por la secretaría general del PSOE

"No puedo defraudar a quienes han confiado en nosotros en Andalucía", explica la presidenta para argumentar su renuncia a liderar el partido

Su retirada deja tres candidatos: Eduardo Madina, José Antonio Pérez Tapias y Pedro Sánchez

JULIA CAMACHO / Sevilla

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. / EFE

La baronesa del PSOE andaluz, Susana Díaz, terminó de deshojar la margarita y ha optado por no ser candidata a la secretaria general del PSOE tras la renuncia de Alfredo Pérez Rubalcaba. Las razones, según ha explicado este martes por la mañana, se basan en la necesidad de cumplir su compromiso con los andaluces que confiaron en su partido en las pasadas elecciones y en mantener fuerte una federación, la andaluza, que definió como la "columna vertebral" del PSOE.

En una entrevista en la Cadena SER, Díaz ha explicado que en estas dos semanas ha consultado a mucha gente, "compañeros y ciudadanos", y finalmente ha optado por permanecer en Andalucía convencida de la importancia de dar estabilidad política a la región y, por extensión, a España.

La retirada de Susana Díaz deja tres candidatos: Eduardo Madina, José Antonio Pérez Tapias y Pedro Sánchez.

Caída de votos en las europeas

Ha recordado, además, que el pasado 25 de mayo el PSOE sufrió la mayor caída de votos de su historia, algo que no pasó en Andalucía, "por lo que no puedo defraudar ese voto".  "Había que tomar una decisión coherente y responsable", ha aseverado.

Como último motivo esgrimido por la también presidenta de la Junta de Andalucía se encuentra la importancia de cumplir con la palabra dada y "demostrar a la gente que otra manera de hacer política es posible". "Mi lugar es este", ha insistido, "y como puedo aportar es cumpliendo con mi palabra y con la mayoría de los ciudadanos" que han confiado en el PSOE andaluz.

En este sentido, Díaz ha recordado que lleva apenas nueve meses al frente de la Junta de Andalucía (fue investida en septiembre, y nombrada líder de los socialistas regionales en noviembre) y que entre sus objetivos se encuentra "ganar las próximas elecciones y que los andaluces puedan confiar en su presidente". Así, ha asegurado que frente a aquellos que en los últimos días cuestionan el sistema de Estado, "la forma de dar prestigio y reforzar la política es cumplir con la palabra dada".

El futuro del PSOE

Respecto al futuro del PSOE, la baronesa andaluza se ha mostrado a favor de dar voz a los militantes "que trabajan cada día por esta organización", aunque ha abogado porque del próximo congreso extraordinario salga un partido "sólido que de estabilidad". Sobre posibles candidatos no se ha pronunciado aún, aunque ha reconocido que deberá tener una fuerte "vocación mayoritaria" y trabajar duro por devolver la ilusión a los militantes y ciudadanos en general.

La presidenta andaluza se ha mostrado muy crítica al afirmar que "los socialistas no han entendido aún que pasó el 25-M, llevamos semanas hablando de nosotros mismos y no de los problemas de la gente", por lo que ha abogado por que la todavía ejecutiva federal pilote un congreso "que sea bueno para España". "En Andalucía si lo entendimos, y logramos un partido fuerte y cohesionado, con ilusión, ese es el secreto del PSOE andaluz” que ahora tiene que repetir el federal".

Así, ha defendido que el PSOE debe ser un partido sin complejos a la hora de defender las políticas realizadas durante más de 20 años de gobierno o el modelo de país. "Cuando los ciudadanos no nos reconocen, tenemos complejos de defender el modelo de estado o no nos unimos, entonces no lo estamos haciendo bien", ha subrayado, aunque como en anteriores ocasiones se ha mostrado favorable a revisar la Constitución. "No podemos frivolizar sobre la fragmentación del país", ha dicho, "nosotros defendemos la Constitución y el estado de Derecho", al tiempo que ha criticado que quienes ahora cuestionan el sistema democrático salido de la Transición "cuestionan 20 años de gobierno socialista".

Díaz ha querido agradecer en este punto a todos aquellos dirigentes que la señalaron como la tabla de salvación del partido, asegurando que "me voy a entregar para ayudarles", aunque ha repetido que la mejor ayuda que puede dar es "haciendo bien las cosas aquí y no cuestionando el gobierno sino la forma de hacer gobierno".