Ir a contenido

EL CASO DEL HOTEL DEL PALAU

Un año de prisión para Millet y Montull y absolución para los exaltos cargos municipales

El expresidente del Palau de la Música deberá abonar una multa de 3,6 millones de euros

J. G. ALBALAT / Barcelona

Pena mínima para el expresidente del Palau de la Música Félix Millet y para el que era su mano derecha, Jordi Montull, por tráfico de influencias en la frustrada construcción de un hotel en las inmediaciones del auditorio barcelonés. El tribunal de la Sección Quinta les ha impuesto un año de prisión, bastante lejos de los 10 años que solicitó en el juicio la Fiscalía de Barcelona. Eso sí, se les ha puesto una multa importante: 3,6 millones de euros para el primero y 901.000 para el segundo.

Los magistrados han absuelto a la antigua cúpula de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, Ramón García-Bragado, exteniente de alcalde; Ramon Massager, exgerente del area, y el asesor jurídico Enric Lambies, que se enfrentaban también a penas de cárcel. El arquitecto Carles Díaz también ha sido exculpado.

La sentencia señala que Millet y Montull, "actuando de común acuerdo", aprovechándose del "prestigio y ascendencia moral y de las ventajas que les proporcionaba sus respectivos cargos", se pusieron en contactao "sin cesar" y por medio de varios medios (correos electrónicos, llamadas telefónicas y reuniones) con las autoridades urbanísticas para presionarlas y tirar adelante el proyecto del hotel.

El cambio de titularidad de los terrenos

Los magistrados no dan relevancia al cambio de titularidad de los terrenos donde se iban a construir el hotel que supuestamente fue ocultado por el Palau de la Música y que no se recogió en los informes elaborados por los técnicos municipales. "Dicha falta de verdad resulta irrelevante para la modificación puntual del Plan General Metropolotinano", señala, desde el punto de vista de la legislación urbanística. Por esta razón, absuelve a los exresponsables de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona. La sentencia añade que tampoco conocían el propósito lucrativo que perseguía Millet y Montull.

El tribunal ha decidido, además, remitir las actuaciones al juzgado de guardia para que se investigue el presunto falso testimonio del constructor Manuel Valderrama, que se iba a encargar de construir el hotel y que negó el pago de una comisión a Millet y Montull, cuando según los magistrados sí hizo ese desembolso de dinero.

Millet y Montull están pendientes de ser juzgados por el expolio millonario del Palau y el presunto pago de comisiones de la constructora Ferrovial, a través suyo, a CDC.