Ir a contenido

ASESINATO EN LEÓN

Las mujeres detenidas por el asesinato de Isabel Carrasco carecen de permiso de armas

La presunta autora de los disparos se negó a hacerse la prueba de residuos para comprobar si había disparado

Los investigadores intentarán que las dos detenidas, madre e hija, declaren antes de pasar a disposición judicial

MAYKA NAVARRO / León

Desde primera hora de la mañana, un grupo de investigadores con la ayuda de los Bomberos rastrea el fondo del río Bernesga. / JOSE LUIS ROCA / VÍDEO: ATLAS

Montserrat González Fernández, la principal sospechosa de haber acribillado el lunes por la tarde a Isabel Carrasco, la presidenta de la Diputación de León y responsable del PP en la provincia, carece de permiso de armas igual que su hija, Montserrat Triana Martínez González. La primera se negó tras ser detenida a ser sometida a la prueba de residuos para determinar si en las últimas horas había manipulado un arma de fuego. Finalmente, el titular del juzgado número 4 de León, responsable de la investigación, autorizó que se le realizara pese a su negativa.

Ni la mujer ni su hija quisieron declarar el lunes por la noche en las dependencias policiales en las que pasaron la noche. Ambas han estado "tranquilas" y muy "firmes", según han explicado a este diario fuentes al corriente de la investigación. Los investigadores decidieron aislarlas hasta el punto de que cada una pasó la noche en una dependencia policial diferente. La madre, en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional de León, mientras que la hija fue trasladada a la comisaría de la cercana localidad de San Andrés del Rabanedo.

La autora material

Durante la mañana de este martes los investigadores intentarán nuevamente tomar declaración a las dos mujeres, antes de que sean puestas a disposición judicial. A mediodía han comenzado las labores de búsqueda del arma con el que la dirigente del PP fue asesinada. Para los investigadores no hay duda de que fue la madre la autora material de los disparos, aunque no descartan que, tras el crimen, entregara a su hija el arma para que se encargara de deshacerse de ella. La hija estaba también en la pasarela donde Carrasco fue asesinada, aunque apartada de la escena.

Los bomberos de León se han encargado de drenar el rio, que el lunes bajaba con un gran caudal de agua, y ahora serán los investigadores los encargados de rastrear el fondo para encontrar el arma.