Ir a contenido

JUICIO POR EL ASEDIO A LA CÁMARA CATALANA

Mas: "Nunca había visto un bloqueo entero al Parlament"

El 'president' declara, por videoconferencia y en castellano, que se valió de un helicóptero porque su presencia era "prioritaria y urgente"

Vila y Turull testifican que pasaron miedo en los incidentes y Ernest Maragall tacha de "desproporcionado" llevar el proceso a la Audiencia Nacional

MARGARITA BATALLAS / Madrid

La declaración de Mas por videoconferencia sobre el asedio al Parlament / ATLAS / FOTO: JOSÉ LUIS ROCA

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este jueves por la mañana, en su declaración a través de videoconferencia ante la Audiencia Nacional, que "nunca" había visto "un bloqueo entero al Parlament" como el del 15 de junio del 2011, cuando protestas de indignados le impidieron acceder a la Cámara. Por ello, ha explicado que los servicios de seguridad dispusieron que llegara al Parlament en helicóptero junto a la presidenta de la Cámara, para dar "una imagen de normalidad" y porque su presencia "era prioritaria y urgente" para evitar un deterioro en la imagen de las instituciones catalanas.

Mas ha optado por contestar en castellano para evitar los problemas de traducción que hubo en la sesión del miércoles, cuando declararon varios parlamentarios. Y ha contado que cuando se dirigía a la Cámara en la mañana del 15 de junio del 2011 se enteró de los incidentes y, durante su trayectoria, recogió a los diputados Antoni Fernández Teixidó Josep Maria Llop, que ya habían sufrido agresiones.

También ha confirmado que la cápsula presidencial tuvo que dar la vuelta ante la imposibilidad de avanzar. "No era solo una protesta, era un bloqueo", ha apostillado. Y ha relatado que su vehículo sufrió golpes y patadas y que hubo un intento de abrir las puertas. Por ello, la comitiva se trasladó a una comisaría donde habían llegado otros diputados.

Preocupación por la imagen de las instituciones

Allí pidió a los mandos policiales que le buscasen un medio para acceder al Parlament "para cumplir" con sus "obligaciones". Y ha añadido: "Estado preocupado por la imagen de las instituciones catalanas y quise dar una imagen de normalidad". Asimismo, ha reconocido que es habitual la convocatoria de actos de protesta. "En esta extensión", ha remarcado, no obstante, "era la primera vez que lo veía". Además, ha responsabilizado al departament de Interior de la organización del dispositivo policial.

Preguntas declaradas "impertinentes"

El 'president' también ha defendido su derecho a hacer uso de un helicóptero en sus desplazamientos, aunque recurre "poco", ha dicho, a este medio por la crisis económica. Mas no ha contestado a las preguntas del sindicato Manos Limpias, que ha iniciado una campaña jurídica contra sus iniciativas políticas, porque el presidente del tribunal, Fernando Grande-Marlaska, las ha declarado impertinentes. El jefe del Govern tampoco ha tenido que contestar si considera la Generalitat un alto organismo de la nación, ya que la pregunta también ha sido declarada impertinente. Mas ha confirmado que no reclama indemnización por estos hechos.

Las otras declaraciones

Por su parte, el 'conseller' de Territori, Santi Vila, ha admitido que sintió "miedo" cuando fue rodeado por ciudadanos que le "insultaban"y que "estaban decididos" a que no accediera al Parlament. También ha comentado que, si no hubiera sido por los Mossos, no podría haber llegado a la Cámara catalana. No obstante, ha relatado que no sufrió agresiones o amenazas, aunque sí le insultaron y le tiraron agua. Asimismo, ha reconocido que por indicación de la policía local, se quitó la corbata para intentar despistar a los manifestantes, pero que su maniobra no funcionó. Este testigo ha declarado, como Mas, desde el Palau de la Generalitat y en castellano.

Jordi Turull, portavoz de CiU en el Parlament, ha confirmado que salió de la Cámara a buscar a Josep María Llop, invidente, y que ambos fueron acorralados por los manifestantes, como este último ya relató este miércoles. Según Turull, una chica les dijo: "Os voy a matar". Por ello, ha testificado: "Sentí miedo y desconcierto porque no sabía como iba a acabar aquello".

"Normalidad democrática"

El último político en comparecer ha sido el exdiputado socialista Ernest Maragall, quien entró en el Parlament gracias a los Mossos, que le ayudaron a sortear la barrera que habían montado los manifestantes para impedir que accediera a la Cámara. Este testigo ha asegurado que este tipo de actos hay que aceptarlos con "normalidad democrática", aunque es necesario rechazar algún tipo de violencia. Además, al final de su declaración ha afirmado: "Yo, sinceramente, veo esto desmesurado en términos penales". Por ello, ha contado que estaba a favor de que este caso se hubiera resuelto por la vía de la mediación, porque considera "desproporcionado" que se juzgue en la Audiencia Nacional ". Maragall ha terminado su declaración también en castellano ante los problemas de traducción de los intérpretes de la Audiencia.

Este juicio se suspende hasta el 25 de abril, cuando comparecerá la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, cuya declaración se aplazó el martes por motivos de salud. El juicio quedará visto para sentencia el 5 de mayo, tras los informes finales de las partes y el turno de última palabra de los acusados, que se han negado a prestar declaración.