POLÉMICA reunión en instalaciones del INSTITUTO ARMADO

Tejero y su hijo festejaron el 23-F en un cuartel

El vástago del golpista, alto mando de la guardia civil, organizó un almuerzo

El ministro del Interior destituye al teniente coronel, destinado en Madrid

El golpista Antonio Tejero pasea por el centro de Málaga, en una foto tomada en agosto del 2003.

El golpista Antonio Tejero pasea por el centro de Málaga, en una foto tomada en agosto del 2003. / ARCHIVO / EFE

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
MADRID

El Ministerio del Interior, Jorge Fernández Díaz, anunció ayer que ha destituido al teniente coronel Antonio Tejero Díez, hijo del golpista, por haber organizado «un almuerzo» en el acuartelamiento de Valdemoro (Madrid) para celebrar el 23-F. Tejero Díez invitó a su padre y a otros participantes en el intento de golpe de Estado de 1981 a comer una paella en las instalaciones que la Guardia Civil tiene en el municipio madrileño, según adelantó el diario El País. 

Tejero Díez era hasta ayer responsable del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) número 1 de Madrid, un cargo de designación personal. Según fuentes del instituto armado, ha perdido la confianza de la dirección de la Guardia Civil y queda a la espera de que se le conceda un nuevo destino.

TAMBIÉN EL 'CAPITÁN MUÑECAS' / El almuerzo tuvo lugar el 18 de febrero, pocos días antes del 33º aniversario de la efeméride. Según confirmó el propio ministerio en un comunicado, al festejo acudieron «diversas personas implicadas en el intento de golpe de Estado». Entre ellas se encontraba Jesús Muñecas Aguilar, el Capitán Muñecas, también condenado por participar en el 23-F y acusado de torturas por la justicia argentina, que investiga los crímenes del franquismo. Es el guardia civil que subió a la tribuna de oradores y dijo: «Buenas tardes. No va a ocurrir nada; pero vamos a esperar un momento a que venga la autoridad militar competente para disponer lo que tenga que ser y lo que él mismo diga a todos nosotros».

Ramón Tejero, otro de los hijos del golpista, declaró a la Agencia Efe que esa comida en el acuartelamiento de Valdemoro fue solo «una comida de amistad» y que «no se celebró el 23-F». «Mi hermano no celebró nada; solo comió con coroneles retirados con mi padre. No celebró nada para nada en absoluto. En mi casa nunca se ha celebrado eso del 23-F. Esos son invenciones de ciertas personas que no sé dónde están. Son como el humo negro de Satanás, que decía Pablo VI», aseguró Ramón Tejero, que ejerce de párroco en Málaga.

Noticias relacionadas

CONTRA CATALUNYA / El golpista Tejero, que tiene 81 años, fue el último condenado del 23-F que salió de la cárcel en libertad provisional, en diciembre de 1996. Había cumplido casi 16 años de la condena de 30 años que pesaba sobre él. Pudo abandonar la prisión por haber llegado a las tres cuartas partes de la pena y haberse beneficiado de la conmutación de cinco años por trabajos en la cárcel y donaciones de sangre.

Hace ocho años escribió una carta pública para pedir un referendo de todos los españoles sobre el Estatut y más recientemente, en el 2012, publicó una misiva en el diario Melilla Hoy anunciando que había presentado una denuncia en la fiscalía general del Estado contra el president Artur mas, por «provocación, conspiración y proposición para la sedición». El exteniente coronel arremetía contra el silencio «permisivo» de los poderes del Estado ante el «contubernio catalán».