El PP estudia acciones legales contra la Hacienda catalana

El PSC tacha de "indecencia democrática" crear una Hacienda propia antes de la consulta

Alicia Sánchez Camacho, en rueda de prensa.

Alicia Sánchez Camacho, en rueda de prensa. / Joan S.Puig Pasqual

1
Se lee en minutos
JOSE RICO / Barcelona

El PSC y el PPC han cargado duramente este jueves contra Tributs de Catalunya, el embrión de una Hacienda catalana que ha presentado el Govern de Artur Mas. Para los socialistas, es una nueva demostración de que el Ejecutivo de CiU está construyendo estructuras de Estado sin esperar al resultado de la consulta soberanista. Los populares catalanes van más allá y aseguran que estudiarán posibles acciones legales para paralizar la iniciativa, que persigue recaudar todos los impuestos que gestiona la Generalitat.

Desde París, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha afirmado que su partido "está valorando iniciar acciones legales contra la creación de una Hacienda independiente en Catalunya al margen de la Hacienda española", alertando del "perjuicio y la alarma que eso puede causar a inversores internacionales". La dirigente popular también ha manifestado que en Catalunya "no hay recursos humanos ni económicos" para llevar a cabo la iniciativa de Mas.

"Catalunya está casi en quiebra, no tiene para pagar a los proveedores ni a los pequeños y medianos empresarios y tiene pensado gastarse 400 millones en la creación de esa agencia tributaria independiente, que iría en contra del signo de los tiempos y en contra de la cohesión de la Unión Europea", ha argumentado Camacho, que ha enmarcado la iniciativa de la Generalitat en el "desafío independentista" que Mas ha planteado al Gobierno de Mariano Rajoy.

Noticias relacionadas

Por su parte, el portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, ha afirmado que presentar el germen de una Hacienda propia en este momento equivale a dar por sentado que los catalanes apuestan mayoritariamente por la independencia. Por ello, ha tachado la iniciativa de "indecencia democrática" y ha acusado al Ejecutivo catalán de confundir el derecho a decidir con la secesión. "¿Cómo pueden tener el atrevimiento de hacer esto sin haber llevado a cabo la consulta?", se ha preguntado Lucena.

Según ha ironizado Lucena, la estrategia de Mas en el proceso soberanista podría resumirse con el título de una película: "'¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?'". "Lo que hoy se ha presentado es hacer trampas" porque se trata de un instrumento asociado a la independencia, por lo que ha juzgado la "ventanilla única" tributaria como un "error gravísimo". También ha pronosticado que este "embrión" de Hacienda catalana no podrá reclamar mayores sacrificios a las grandes fortunas y aumentará la presión fiscal de las clases populares y las pequeñas y medianas empresas.