VIAJE OFICIAL DEL JEFE DEL EJECUTIVO

Rajoy se presta a participar en un mitin del partido islamista de Erdogan

El presidente español tenía recogido en su agenda este acto como inauguración de una estación de metro

Rajoy inaugura el metro de Ankara / AFP / VÍDEO: ATLAS

Se lee en minutos

GEMMA ROBLES / Ankara (enviada especial)

En teoría, Mariano Rajoy concluía este miércoles su visita a Ankara (Turquía) participando en un acto de inauguración de una línea de metro construida por una empresa catalana, Comsa. De hecho, visitó las instalaciones recién estrenadas y se montó en uno de los vagones junto a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. Hasta ahí todo normal y consecuencia de las relaciones comerciales y de inversión que mantienen ambos países, en alza en los últimos años y con visos de ir a más. Lo que resultó más sorprendente es que Erdogan convenciera --o colara, que no se sabe qué es peor-- a Rajoy y a sus asesores para que se quedara también al macroacto que prosiguió a dicha inauguración y que, por mucho que se publicitara como un evento para celebrar la obra, fue un mitin en toda regla. Con banderas del partido islamista de Erdogan, Justicia y Desarrollo (AKP) incluidas. Por si a alguien le quedaba alguna duda.

Es probable que en Moncloa se diera el visto bueno a esta agenda pensando que era un espaldarazo para las compañías españolas que hacen negocio en Turquia. Entre ellas, la catalana Comsa, que tiene ya otros encargos de infraestructuras turcas en cartera. Pero lo cierto es que Erdogan terminó embarcando a Rajoy en un mitin celebrado a mayor gloria de sí mismo y de su partido, que está virando desde el islamismo moderado a posiciones más radicales, que está atosigado por los casos de corrupción (Erdogan tuvo que cambiar a 10 de sus 25 ministros el pasado diciembre), que está impulsando reformas legales poco democráticas y que se enfrenta a elecciones municipales claves el próximo mes de marzo.

Tensión en la rueda de prensa

El presidente español ya vivió momentos tensos durante la rueda de prensa que protagonizó con Erdogan el martes. El primer ministro turco dio pruebas de que no le gustan las críticas de los medios y se enzarzó con un periodista del diario Zamam, a quien acusó de sembrar "infamias" y a quien exigió que hablara con sus jefes para decirles que todo cuanto publican sobre él y su equipo relacionado con la corrupción es falso.

Sin apartar la mirada de dicho periodista, llegó a decirle que su verdadero objetivo preguntando al primer ministro turco ese tipo de cosas era "doblar el número de seguidores en Twitter". Y mientras Erdogan hacia este alegato y defendía su ley para controlar internet, cuestionada desde la Unión Europea (UE) y la comunidad internacional y protestada en las calles turcas, Rajoy permanecía a su lado en el atril, callado, aguantando el tipo.

Vender marca

Menos incómodo se ha mostrado Rajoy este miércoles por la mañana en el acto de inauguración-mitin. O no le importó verse inmerso en esta encerrona electoral (en la que estuvo acompañado de la ministra de Fomento, Ana Pastor) o lo disimiló muy bien. Saludó a los asistentes con efusividad y repasó el estado de relaciones ente España y Turquía. A continuación, se felicitó porque "una empresa española como es Comsa" haya participado en las obras de metro y, de paso, ofreció a esta y otras compañías para realizar más trabajos en Turquía. Al fin y al cabo ese era el objetivo principal de su visita oficial. Vender marca.

Tras agradecer la invitación al evento y reconocerse "emocionado" al oír el himno español en Ankara --el acto empezó con un minuto de silencio por Atatur 'y sus mártires' y los himnos de ambos países--, cedió la palabra a Erdogan. Previamente habían pronunciado discurso el alcalde de la ciudad, el ministro de infraestructuras turco y se había leído un mensaje del candidato a gobernar la urbe tras los comicios de marzo.

Lista de inauguraciones

Te puede interesar

Pero ha sido Erdogan quien ha hecho un discurso más político este miércoles: mencionó todas las obras de su gobierno y la lista de inauguraciones que tiene prevista para los próximos días (está claramente en precampaña electoral y en campaña para lavar la imagen propia) y avisó a sus críticos de que no lograrán distraerlo de sus objetivo, esto es, "servir al pueblo".

La cosa terminó con una alocución del presidente de la República, Abdula Gül (cuyas relaciones con Erdogan no son ahora las mejores posibles) reclamando dejar a un lado las luchas políticas, además de con mucho confeti y el corte de una cinta colocada en el escenario para dar por inaugurada la estación de metro.