Ir a contenido

en el centro 'el Charro'

Retirada una muestra con cuadros de Rajoy, Bárcenas y la infanta Cristina con excrementos en la cabeza

El artista denuncia la "censura" del Ayuntamiento de Salamanca, que considera las obras "inadecuadas para el público familiar"

Los cuadros de Rajoy, Bárcenas y la infanta, en el centro del debate. / AUSÍN SÁINZ / FACEBOOK/ YOUTUBE / RTVCYL

"No es apta para todos los públicos". Así ha calificado el Ayuntamiento de Salamanca la exposición programada del artista Ausín Sáinz en el centro Julián Sánchez, 'el Charro', que se iba a inaugurar este viernes. Entre las obras expuestas había cuadros de Rajoy, Bárcenas y la infanta Cristina con excrementos sobre sus cabezas. Imágenes que, para el equipo de Gobierno local, encabezado por el alcalde Alfonso Fernández Mañueco (PP) son "inadecuadas para el público familiar que acude a la sala".  

"La revocación de la autorización para esta exposición ha sido propuesta por el técnico responsable del centro municipal al que, previamente, el artista no le había mostrado el contenido de determinadas obras expuestas", ha destacado el ayuntamiento de la ciudad. Mientras, el artista, que asegura que jamás le había pasado una cosa así antes, desmiente la versión del consistorio y dice que antes de montar la exposición mandó folletos e información sobre la exposición, de "denuncia social".

Censura y falta de cultura

Sáinz acusa al consistorio de "falta de cultura" al "censurar" su exposición con la que, dice, no hace daño a nadie: "Solo expreso y denuncio mi visión de la sociedad". Entre los cuadros de la polémica, el del presidente Mariano Rajoy con el extesorero Luis Bárcenas haciendo el baile de la patata, y el de la hija pequeña del rey Juan Carlos, ataviada con peineta y mantilla. Sin embargo, sobre su pelo, como en el del presidente del Gobierno, el artista ha pintado unas heces.

El artista ha denunciado en su página de Facebook su experiencia, cuando el pasado martes acudió al centro al ultimar los detalles de la muestra y se le acercó el director de la sala para conminarle a recoger sus obras. Al negarse a hacerlo, llamaron a dos policías, que le retuvieron e identificaron. Mientras, otros empleados descolgaron las obras y las sacaron a la calle, "bajo la lluvia".

La obra de Sáinz puede conocerse en su página web.