Ir a contenido

LA BATALLA POR LA MEMORIA HISTÓRICA

La ONU reprocha a España que no juzgue los crímenes franquistas

El relator de Naciones Unidas insta al Gobierno a reparar a las víctimas

MAYKA NAVARRO
MADRID

Pablo de Greiff, relator especial de Naciones Unidas para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición dio ayer en Madrid un buen tirón de orejas al Gobierno, al que recriminó su absoluta «inacción» ante las «justas demandas» de las víctimas del franquismo. Solo cuatro meses después de que el grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de la ONU visitara España e instara al Estado a juzgar las desapariciones ocurridas durante la Guerra Civil y la dictadura, y a derogar la ley de amnistía de 1977, la ONU volvió a reñir a las autoridades españolas.

El Estado, exigió Greiff, debe dejar sin efecto la ley de amnistía, que en la práctica, «cumple en España las funciones de una ley de punto final en tanto que se ha utilizado para archivar prácticamente la totalidad de los casos que llegan a los tribunales». El relator de Naciones Unidas destacó la gran «paciencia» que están teniendo las víctimas, cuyas reivindicaciones, aseguró, para nada son exageradas. Tras una visita de 10 días a Andalucía, Galicia, Catalunya y Madrid, donde Greiff  se reunió con miembros del Gobierno central y los autonómicos, así como con representantes de las asociaciones de defensa de la memoria histórica, el representante de la ONU manifestó su preocupación por la brecha «especialmente profunda» que se ha creado entre unas víctimas que se sienten «insuficientemente reconocidas» y unas instituciones que «sorprendentemente» no han hecho más en favor de ellas. Y lo que se haga, insistió el relator, tiene que ser con urgencia ante la elevada edad de la mayoría de las víctimas. Para Naciones Unidas, esta cuestión debe de ser tratada como un «tema de Estado prioritario» y mantenerlo ajeno a los vaivenes electorales del país.

Además, Greiff confesó su «preocupación» por la posición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional al denegar la solicitud de extradición a Argentina de los dos presuntos torturadores franquistas José Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, y Jesús Muñecas Aguilar.