PIEZA SEPARADA DEL 'CASO MERCURI'

La diputada Montserrat Capdevila, investigada por el presunto uso indebido de la tarjeta de crédito del Parlament

La parlamentaria del PSC habría realizado con fondos públicos viajes de Barcelona a Madrid en AVE para asuntos de índole privada

El fiscal solicita la imputación de la exteniente de alcalde de Sabadell y eleva la investigación al TSJC al tratarse de una aforada

Montserrat Capdevila.

Montserrat Capdevila.

1
Se lee en minutos

El juzgado de instrucción número 1 de Sabadell ha abierto una investigación a la diputada del PSC y exteniente de alcalde del municipio Montserrat Capdevila por cargar gastos indebidos a la tarjeta del Parlament. Se trataría de una docena de viajes que la parlamentaria realizó en AVE a Madrid y que se consideran privados. Los Mossos intervinieron varias conversaciones entre el exalcalde de Sabadell Manuel Bustos y Capdevila en el marco de la investigación del 'caso Mercuri'. El fiscal anticorrupción aprecia indicios de delito, por lo que ha pedido elevar la investigación al Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, al tratarse de una aforada.

La jueza ha decidido abrir una pieza separada del caso de corrupción para que se aclaren los hechos presuntamente cometidos por la exteniente de alcalde de Sabadell. En la interlocutoria, avanzada por el diario 'Ara', la jueza apunta que Capdevila podría haber cometido malversación de fondos al utilizar la tarjeta para sufragar los desplazamientos que respondían, apunta, a "asuntos de carácter privado". Los viajes, en los que la diputada acompañó a Bustos, imputado en el 'caso Mercuri', tuvieron lugar entre mayo y septiembre del 2012. 

Ataque "intolerable"

Noticias relacionadas

Capdevila se ha pronunciado en una entrada en su blog, en el que niega haber cometido un "acto ilícito" en el ámbito de sus responsabilidades y atribuye las pesquisas a una "ofensiva" que solo busca su "destrucción política y personal". La diputada asegura que, el pasado 8 de noviembre, reintegró "el importe íntegro del uso de la tarjeta" desde que la Cámara catalana se la entregó. La exteniente de alcalde tacha de "intolerable en términos de dignidad" lo que considera un ataque contra su persona. "Como no es ningún hecho ilícito, y esto lo sabe todo el mundo, solo veo intención de desacreditarme personal y políticamente", apunta. 

La parlamentaria se defiende expresando "la máxima repugnancia y asco" por los "métodos" utilizados y denuncia "un uso torcido de los instrumentos jurídicos del Estado de derecho" que ha buscado su desestabilización "personal y políticamente". "Con la excusa de investigar el uso que yo haya podido hacer de la tarjeta de Renfe --sobre la que no hay establecido ningún mecanismo arbitrado de justificación del gasto-- no han dudado en hacer una intolerable invasíón en mi vida personal", señala en su apunte, que concluye con la afirmación de que confía en la justicia "y en que todo se aclare pronto".