Ir a contenido

Ángel de la Fuente: "Extremadura tiene el 15% más por habitante que Catalunya"

Entrevista con el asesor del ministro Montoro e investigador del CSIC

GEMMA ROBLES / ROSA M. SÁNCHEZ / Madrid

Ángel de La Fuente, investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y experto en financiación autonómica, dirige el equipo de expertos al que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha encargado un nuevo modelo de cálculo de balanzas fiscales de las autonomías. En el proyecto participan también Ezequiel Uriel (Universidad de Valencia e IVIE) y Ramón Barberán (Universidad de Zaragoza).

-¿Se va a acabar con el concepto de balanza fiscal?

--En absoluto. La idea no es suprimir las balanzas fiscales sino diseccionarlas, ver qué hay detrás de ellas. Hay que publicar una información mucho más rica que la que se ha dado hasta ahora. En vez de publicar un dato por región (el saldo fiscal agregado), publicaremos unos 350 datos por región, con el detalle de cada programa de gasto e ingreso y su contribución al saldo agregado.

-¿Y esto para qué sirve?

-Para hacer un diagnóstico mucho más fino de los problemas que pueda haber en el reparto del gasto público y las cargas tributarias. Déjeme poner un ejemplo. Si una región tiene un déficit fiscal porque es rica y sus ciudadanos pagan muchos impuestos, a mí eso no me preocupa. Si es porque su población es joven y por tanto cotiza mucho a la Seguridad Social y cobra pocas pensiones, tampoco me preocupa. Pero si el problema es que la Administración regional está mal financiada en relación a las demás, sí me preocupa. Con la herramienta que proponemos será posible ver qué hay detrás de los saldos fiscales regionales y valorar donde hay que tomar medidas correctoras en su caso.

-¿Habrá una cifra final?

- Por supuesto, habrá un saldo agregado total. Pero se podrá descomponer por programas o por grupos de estos, con el detalle que se quiera.

-La Generalitat calcula un déficit de 16.000 millones en Catalunya.-Esa cifra se obtiene con una metodología de flujo monetario. En términos de carga/beneficio, la propia Generalitat estima un déficit bastante menor, creo recordar que en torno a 11.000 millones.

-¿Qué diferencia los métodos?

-La principal diferencia tiene que ver con la imputación del gasto. En  flujo monetario se computa como retorno a Catalunya solo el gasto que físicamente se hace aquí, mientras que en carga/beneficio se tiene en cuenta también lo que vuelve en especie, aunque no se produzca físicamente aquí. Un buen ejemplo es el gasto en Defensa. Como el Ejército español tiene pocas bases en Catalunya, en flujo monetario [que es el método preferido por la Generalitat] prácticamente no se nos imputa nada de ese gasto, mientras que en carga/beneficio [que el Estado usará ahora] el gasto total en Defensa se reparte entre todas las regiones en proporción a su población. El primer método mide dónde va el dinero; el segundo [el suyo] mide quién se beneficia del gasto. Nuestros cálculos se harán con el método de carga/beneficio, pero vamos a dar los datos necesarios para que si alguien quiere aplicar el método de flujo monetario pueda hacerlo.

-¿Esos 11.000 millones que calcula la Generalitat son correctos?

-Estoy seguro de que el dato es aproximadamente correcto, pero es también muy poco informativo y difícil de valorar porque es el resultado final de sumar muchas cosas muy distintas. Por eso queremos ver de dónde viene. En cualquier caso, si tenemos que quedarnos solo con el saldo total, puesto que Catalunya es una región relativamente rica, es lógico que tenga un saldo fiscal deficitario. Cuando este dato se compara con lo que pasa en otras regiones españolas o extranjeras con niveles de renta relativa similares, está dentro de lo normal.

-CiU reclama hacer una comparación con balanzas de años previos

-Por eso sacaremos datos del 2005 y del 2011.

-El ministro Montoro anunció un nuevo método para elaborar balanzas fiscales en un acto del PP en Barcelona, como argumento frente al 'España nos roba'. ¿El enfoque político no pervierte el debate académico y neutral que usted plantea?

-Esperemos que no.

-¿Como académico, nota comprensión entre sus colegas catalanes?

- Ya veremos qué pasa cuando podamos sentarnos a discutir en detalle. Antes de que saltara la polémica, ya habíamos convocado un seminario en el Instituto de Estudios Fiscales para presentar nuestra propuesta metodológica y discutirla con especialistas de todo el país. Pero la primera reacción no me ha gustado demasiado. Tanto la Generalitat como algunos colegas de aquí han salido a descalificar un trabajo que todavía no han visto y a lanzar acusaciones de ocultación sin ningún fundamento. Resulta preocupante.

-¿Considera que Catalunya está infrafinanciada?

- No. Con datos de la última liquidación [la del 2011], estamos en la media, en el 99,6% de la financiación media por habitante ajustado, a igualdad de competencias e igual esfuerzo fiscal. Las que tienen motivos fundados de queja son otras. Sobre todo Valencia, con el 92,5% o 93%, y luego Murcia, Andalucía, Canarias y Castilla-La Mancha, que también están claramente por debajo de la media. Por supuesto, también las hay que están mejor, como Cantabria, Rioja, Extremadura, Castilla y León, Galicia y Asturias. Y luego están el País Vasco y Navarra, que viven en otro planeta, con algo así como el 170% de la media. Hay un abanico muy grande, muy difícil de justificar, incluso dentro del régimen común. No hay ninguna razón por la cual los asturianos o los extremeños tengan derecho a mejores colegios y hospitales que los valencianos. Estamos hablando de 25 puntos de diferencia de financiación. Eso es mucho dinero. Y si metemos a las forales en el saco, es brutal, es casi dos a uno. Eso  habría que corregirlo.

-¿Cómo?

Reformando el sistema para acercar sus resultados a la igualdad de financiación por habitante ajustado y eliminando las muchas arbitrariedades que ahora lo convierten en una especie de lotería. Además, las dos comunidades con régimen foral deberían participar en la nivelación del resto de las regiones. Si se aplicara bien el concierto, sin tocar una coma de la ley actual, en lugar de estar donde están, las forales seguramente estarían en el 110% o 115% de la media.

-¿Tiene sentido que Extremadura devuelva la paga extra a sus funcionarios mientras Catalunya se ve obligada a retirar una más?

- El problema no son las pagas extra. Si las dos comunidades tuviesen la misma financiación, lo que hace cada una con su dinero es su problema. Para eso son autónomas. Pero no están igual financiadas. Extremadura tiene del orden de un 15% más de recursos por habitante ajustado que Catalunya y eso sí que no parece lógico.