LAs candidaturas al PARLAMENTO DE LA UE

Las europeas abren una grieta en CiU tras la negativa de Esquerra

El eurodiputado convergente Tremosa se niega a compartir lista con Sedó, de Unió

Mas propondrá a los partidos proconsulta pactar una parte del programa común

El presidente de CiU, Artur Mas, junto al líder de Unió, Duran Lleida, y, tras ellos, Tremosa y Sedó.

El presidente de CiU, Artur Mas, junto al líder de Unió, Duran Lleida, y, tras ellos, Tremosa y Sedó. / ALBERT BERTRAN

2
Se lee en minutos
FIDEL MASREAL
BARCELONA

La frustrada apuesta de Convergència para que todos los partidos catalanes partidarios de la consulta de autodeterminación se presentaran juntos en las elecciones europeas de mayo ha destapado una batalla interna entre los dos socios de CiU por la forma que ha de tener la candidatura electoral. La decisión de Esquerra de dar por finiquitada la posibilidad de una candidatura conjunta deja al descubierto un problema interno que, en palabras de un destacado dirigente de CDC, ya existía en cualquier caso. Si se forzaba la coalición con ERC, Unió amenazaba con desvincularse; pero si, como ha sucedido, CiU va en solitario -o con aliados del nacionalismo vasco, gallego y canario-, el problema sigue vivo, porque la cabeza visible de Convergència en Bruselas, el eurodiputado Ramon Tremosa, no quiere repetir junto al de Unió, Salvador Sedó.

Sedó, también eurodiputado, será propuesto con toda probabilidad por su partido el 22 de febrero para repetir en la lista . Y la amenaza de Tremosa -según han explicado fuentes de CDC- es firme. Las diferencias entre ambos son totales. Su relación personal no es buena, pertenecen a grupos europeos diferentes -Tremosa está en el liberal, Sedó en el popular- y el eurodiputado de CDC es un activo defensor de la independencia de Catalunya mientras que Sedó, en línea con la dirección de su partido, rechaza esa vía. Y también rechazaba comparecer en los comicios junto a ERC, que está situada en un terreno ideológico muy alejado de los postulados de Unió.

DECISIÓN PENDIENTE / Así las cosas, CDC ha evitado una crisis con Unió a cuenta de la eventual candidatura con ERC, pero ha de resolver otra patata caliente: quién es su candidato y cómo mantiene después la federación una cierta apariencia de unidad de acción en las instituciones comunitarias.

Noticias relacionadas

Las espadas están el alto. El dirigente de CDC Lluís Corominas recordó hace apenas 15 días que, con o sin ERC, el candidato convergente será Tremosa, con quien la dirección convergente está satisfecha pese a que como independiente les suponega, admiten, algún que otro quebradero de cabeza. Unos y otros creen que habrá acuerdo, por la sencilla razón de que la alternativa es una ruptura de CiU que, de producirse, no será a causa de unas elecciones europeas.

Unos comicios en los que Artur Mas, según anunció ayer, propondrá a los partidos favorables a la consulta pactar un programa común «desde el punto de vista de la defensa del proceso político catalán para que pueda ir a Europa».