Ir a contenido

NUEVA EDICIÓN DEL 'CIVET' DE FONTETA

Cita de empresarios y políticos catalanes y del PP en el Empordà

Un almuerzo en la finca del empresario Luis Conde reunirá a Mas, Soria y Aguirre

El encuentro seguirá a la convención del PP en Barcelona para abrir vías de diálogo

OLGA GRAU / JOSEP-MARIA URETA
BARCELONA

El empresario Luis Conde, presidente de la firma de cazatalentos Seeliger & Conde, ha sido uno de los más activos mediadores entre la clase política catalana y el Gobierno de Madrid a través de las élites empresariales de ambas partes, entendiendo por élites a directivos y empresarios influyentes, la también conocida como minoría sigilosa. En su ánimo de fomentar el diálogo y evitar el choque de trenes, Conde celebra mañana, sábado, un almuerzo en su finca Mas Anglada, en Fonteta (Baix Empordà), a la que acudirá la plana mayor del Govern y una amplia representación de miembros del Gobierno español, junto con políticos de todos los colores, empresarios y financieros.

El encuentro, que se celebrará una hora después del cierre de la convención del PP en Barcelona -el tiempo necesario para que algunos participantes se trasladen en coche-, no contará con la presencia de Mariano Rajoy ni Cristóbal Montoro, aunque sí con la de Jorge Moragas, jefe de Gabinete de Rajoy; el ministro José Manuel Soria, y la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre.

SIN INVITACIÓN / Uno de los invitados confirmó que a Rajoy no se le invitó. Al contrario que Aguirre, que es la delegada de Seeliger & Conde en Madrid y cuya relación con el presidente del Gobierno ha sido siempre muy tensa. Otros ministros previstos, pero que han declinado la invitación por razones de agenda, eran Ana Pastor y Jorge Fernández Díaz.

El tradicional Civet de Fonteta permitirá a los miembros del PP encontrarse en un ambiente distendido con Artur Mas, quien ha confirmado que acudirá acompañado de Joana Ortega, Núria de Gispert, Felip Puig, Andreu Mas-Colell y Josep Maria Pelegrí. Pere Navarro será el único representante del PSC. Elena Salgado, exvicepresidenta del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero, ahora en las filas de Endesa, y José Bono, completan el elenco político.

Como principales representantes empresariales participarán Enrique Lacalle, presidente de BMP y SIL; Javier Monzón, presidente de Indra; Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña; Juan María Nin, consejero delegado de CaixaBank; Salvador Alemany, presidente de Abertis; Rafael Villaseca, presidente de Gas Natural; Rodrigo Rato, expresidente de Bankia; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y Mariona Carulla, presidenta del Orfeó Català.

TERCER ENCUENTRO / Es el tercer encuentro de este perfil en Mas Anglada, una masía del siglo XVI donde se conservan interesantes manuscritos del siglo XVIII en el que su propietario, Luis Anglada, se queja de la represión posterior a 1714. La reconocida capacidad de Conde para ejercer de doble enlace transversal entre políticos y empresarios de Catalunya y Madrid (conocidos como los del Ibex y del palco del Bernabéu) propició el primer encuentro el 2 de febrero del 2012. No trascendió hasta semanas después. A aquel encuentro acudieron empresarios de primer nivel madrileño, pero falló Esperanza Aguirre porque aquel sábado hubo reunión urgente del PP en Madrid por el caso Bárcenas. Luis Conde, con su savoir faire, dijo entonces que había celebrado la Candelaria, fiesta católica que releva a la tradición judía de cerrar la cuarentena posparto en el templo. Por eso es cercana a la Navidad. La cuarentena era otra: los resultados electorales del 25 de noviembre del 2012 y el inicio de la presión suave en el entorno de Mas.

Después del civet de febrero vino la verema del cabernet y merlot de la finca de Mas Anglada. Fue el 15 de septiembre del 2013, y esta vez hubo fotos de Aguirre, vestida para la ocasión, y con un racimo en la mano. Aquella semana, la dirigente popular había intervenido en el Círculo Ecuestre advirtiendo de que la presión sobre los independentistas convencidos no servía de nada. Mejor el diálogo. El presidente del Ecuestre, Borja García-Nieto, otro fijo de Fonteta, firmó el 1 de enero un artículo muy comentado en el que reivindicaba a dos abuelos suyos de seis generaciones anteriores que lucharon en bandos enfrentados el 11-S de 1714.