El Govern sostiene que la carta de Barroso "ha decepcionado" a Rajoy porque no da un "no rotundo"

El PP responde que es "imposible" no interpretar la contestación de la Comisión Europea como un "desplante"

1
Se lee en minutos

El Govern considera que la respuesta ofrecida por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barrosoa la carta de Artur Mas "ha decepcionado" al Ejecutivo de Mariano Rajoy porque no da un "no rotundo" a la consulta soberanista.

Según ha declarado el 'conseller' de Presidència y portavoz del Govern, Francesc Homs, en una entrevista en TV-3, Barroso "se lava las manos" y no responde "ni sí, ni no, ni todo lo contrario", haciendo caso omiso, ha añadido, a las "presiones" del Estado para que las instituciones europeas "digan que no" al proceso soberanista.

Homs ha señalado que la "celeridad" en la respuesta del presidente de la Comisión pone de manifiesto que el "tema catalán está en la agenda de la UE" y ha defendido que la "posición final" de un eventual encaje de una Catalunya independiente en la UE dependerá de un "proceso político".

El portavoz del Govern también ha respondido al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo: "Que pedir lo imposible es altamente peligroso, totalmente de acuerdo, pero lo que no se puede pedir en un sistema democrático es que no se vote". "Se nos dice que votar divide y esto es especialmente grave, no encontrará ejemplo en el mundo donde la democracia divida (...), lo que divide es la imposición", ha agregado Homs.

Noticias relacionadas

El "desplante", según el PP

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha hecho por su parte una lectura diametralmente opuesta a la Homs. Según su versión de los hechos, es "imposible" no interpretar como un "desplante" la respuesta de Durao Barroso a Mas.