Rajoy trata de parar el debate interno sobre el aborto: "Es de la economía de lo que hay que hablar"

Los dirigentes del PP exhiben su división ante la nueva ley durante la reunión del comité ejecutivo

Celia Villalobos pide libertad de voto y Monago reclama "diálogo y consenso" en temas de este calado

Floriano, Cospedal, Rajoy, Arenas y González Pons, este miércoles, en el comité ejecutivo nacional del PP.

Floriano, Cospedal, Rajoy, Arenas y González Pons, este miércoles, en el comité ejecutivo nacional del PP. / TAREK

2
Se lee en minutos

El líder de los populares, Mariano Rajoy, ha convocado este miércoles a su comité ejecutivo en Madrid. Su objetivo era demandar a sus compañeros de partido que difundan por toda España las supuestas mejoras de la economía, además de dar algunas instrucciones respecto a las elecciones europeas y marcar discurso oficial sobre Catalunya. Y de paso, frenar el debate interno sobre su polémica ley del aborto. "La economía va mejor y es de eso de lo que hay que hablar", ha dicho en una reunión que se está produciendo a puerta cerrada.

Pero los dirigentes del partido han llegado a la cita con intención de abordar el asunto del aborto. De hecho, ha habido un aluvión de declaraciones distintas sobre el asunto, minutos antes de que comenzara la reunión, a las puertas de la sede del PP en la madrileña calle de Génova.

"Es la ley que quería el PP y estaba en el programa electoral", ha apuntado la presidenta del partido en Catalunya, Alicia Sánchez Camacho, alineándose así con el ministro Alberto Ruiz-Gallardón. Más radical se ha mostrado la presidenta de los populares de Madrid, Esperanza Aguirre, que ha señalado que ella "siempre" ha estado en contra del aborto por considerar que no es un derecho de las mujeres, sino "un fracaso".

Ya en el interior de la sede, Celia Villalobos ha solicitado que se dé a los diputados libertad de voto en la votación en el Congreso de la reforma de la ley del aborto. Asimismo, el extremeño José Antonio Monago, se ha ratificado en lo que dijo este martes sobre la necesidad de que haya "diálogo y consenso" sobre este tema, una tesis a la que se ha sumando el gallego Alberto Núñez Feijóo. Precisamente, Monago ha sido uno de los barones populares más críticos con la modificación de la norma. En su mensaje de fin de año ya mostró su malestar, y este martes se preguntó si él es "el más centrado del PP" y los demás "están un poco confusos" en este tema. Monago respondía al presidente valenciano, Alberto Fabra, quien el mismo día sugirió que, con su postura, el presidente extremeño "quiere quedar bien con otros que a lo mejor están apoyando su Gobierno y no con aquellos que le están votando".

Como en la guerra de Irak

Noticias relacionadas

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha apuntado que no cree que la tormenta que ha desatado el proyecto de Gallardón vaya a dividir a un partido que no se rompió con la intervención de España en la guerra de Irak, en tiempos de José María Aznar. El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, ha instado a sus compañeros a no "despistarse" con temas que, bajo su punto de vista, no son lo importante.

Por último, la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón -médico de profesión y una de las críticas con el proyecto gubernamental por no introducir la malformación como supuesto para poder abortar- ha insistido en que el ministro de Justicia debe escuchar a todos, recalcando que el presidente de su comunidad, Juan Vicente Herrera, se ha pronunciado en la misma línea.