01 oct 2020

Ir a contenido

Los puntos de vista

Sin centro no hay Gobierno

JESÚS LÓPEZ-MEDEL

Las encuestas valoran mucho la posición ideológica. Dicen que quien pueda obtener más votos centristas tiene mejores expectativas. Junto a esto hay algo muy estimado por los electores: la actitud y el estilo. Esto, sobre todo, hará que este Gobierno sea el más efímero. Suárez ganó (en épocas turbulentas) dos elecciones generales. González, tres. Y dos Aznar, igual que Zapatero. Pero el PP de Rajoy no pasará de un mandato. Ante el siguiente, los ciudadanos lo alejarán del poder porque lo ha ejercido cual propietario absoluto.

Influirá el posicionamiento ideológico (ahora lo trataremos), pero sobre todo la inmensa prepotencia, el gran incumplimiento de sus compromisos y promesas, la utilización constante de la mentira, la apropiación de instituciones de control en su propio beneficio, la arrogancia, la manipulación y la insensibilidad tras dos años sangrando a los más vulnerables y a las clases medias para rescatar a los bancos. Al volver a pedir el voto a los españoles, ¿quién va creer a Rajoy?

Además, debe reflexionarse sobre si la deriva actual del PP es fruto o no de una estrategia. Llevo muchos años escribiendo y los lectores saben que fui diputado nacional del PP y me alejé. La decepción por la connivencia de González con la corrupción en su etapa final coincidió con la irrupción de un PP que parecía centrado. Los discursos de Aznar invocando a Azaña eran un giro espectacular. Algunos pensamos que podía ser una regeneración. Cambiamos el voto e incluso después dimos un paso adelante. Yo me lo creí, pues el estilo así fue al principio. Pero la segunda legislatura, la de la mayoría absoluta, hizo que me sintiera (y era parlamentario del PP) desconcertado o engañado. O habían cambiado de posición o emergió lo que llevaban dentro. Me fui.

Ideología y estilo

Ahora, tras un penoso ZP, a la primera lograron mayoría absoluta. Rápido les salió lo que llevan no pocos de ellos. A mitad de legislatura endulzan los datos económicos para darnos una imagen lejana a la realidad social. Pero serán penalizados por sus mentiras, sus corruptelas y sus inmensos incumplimientos.

Pero también porque han abandonado el centro. Este no es solo/tanto una ideología. También un estilo. El modo de ejercer el poder es muy casposo en estos dos años. La mayoría de sus líderes llevan dos o tres décadas. Muchas medidas (sanciones desmedidas por el derecho de manifestación, impedimentos absolutos vía tasas al acceso a los tribunales, etcétera) suponen decisiones que no estaban en sus promesas y que están muy alejadas del centrismo. Les sale lo que llevan dentro. En cambio, lo del aborto, aun siendo retrógrado, es la única medida que llevaban en su programa y quieren cumplir.

Saben que pierden afectos en la derecha más extrema que les vota abrumadoramente (y ahí están la caverna periodística e irracionalmente centralista) y acaso quieran con algunas decisiones recuperar a esos desencantados. Pero no solo por alejarse del centro, sino también por su estilo de gobernar, será el Gobierno más breve de nuestra historia constitucional.