Simancas acusa a Montoro de aplicar una "purga política" en la Agencia Tributaria para evitar "testigos incómodos"

El dirigente del PSOE afirma que el ministro "Cristóbal McCarthy" se está "cargando la confianza" de los ciudadanos en el sistema tributario

Rafael Simancas sale de la sede del PSOE en Madrid, en una imagen de archivo.

Rafael Simancas sale de la sede del PSOE en Madrid, en una imagen de archivo. / SERGIO PEREZ (REUTERS)

1
Se lee en minutos

En plena polémica por la crisis de la Agencia Tributaria y después de que Cristóbal Montoro dijera este viernes, durante los actos del día de la Constitución, que la cúpula de grandes contribuyentes de Hacienda estaba llena de socialistas , el secretario de formación del PSOE, Rafael Simancas, ha acusado al ministro de Hacienda de haber ordenado una "purga politica" en la Agencia Tributaria para asegurarse de que no hay "testigos incómodos" y de que solo haya militantes del PP.

Simancas, que ha bautizado a Montoro con el nombre de "'Cristóbal McCarthy'", en alusión a la caza de brujas que impulsó el senador estadounidense Joseph McCarthy en los años 50 del siglo pasado, ha asegurado que el ministro busca la  "pureza de sangre" en la AEAT y de no querer allí "ningún carné distinto al del PP, porque no quiere testigos incómodos para sus manejos y manipulaciones".

A juicio del dirigente socialista, las palabras del titular de Hacienda evidencian lo que "todos" sospechaban, que los relevos y ceses que se estan sucediendo en el organismo tributario "no obedecen a razones técnicas, sino de purga política".

Simancas ha advertido de que si las explicaciones que sobre este asunto dé Montoro no convencen, el PSOE se planteará pedir que se constituya una comisión de investigación. "Queremos averiguar la verdad y queremos responsabilidades políticas", ha señalado.

Los "despropósitos" de Hacienda

Noticias relacionadas

A su juicio, el ministro se está "cargando la credibilidad y la confianza" de los ciudadanos en el sistema tributario español, ya que la "independencia y neutralidad política de la AEAT resulta crucial" para el crédito del sistema fiscal. "¿Con qué credibilidad va a reclamar el Gobierno de España a los ciudadanos y las empresas que paguen sus impuestos y que no defrauden, si estos comprueban que los inspectores se quedan o se van, que los expedientes se abren o se cierran y que la multas se ponen y se quitan en función de las afinidades ideológicas?", ha planteado Simancas.

Para Simancas, la historia reciente de la AEAT es un "despropósito" que supone un "retroceso democrático de magnitudes relevantes". "Primero fue la amnistía fiscal a los amigos ricos del PP, después fue la desgravación para las donaciones anónimas a los partidos políticos, después las multas que se ponen y se perdonan a las multinacionales y luego, cuando los funcionarios se quejan, la purga política", ha enumerado.