Estudiantes independentistas ocupan la sede de UPD en Barcelona

El partido critica la inacción de los Mossos ante "un ataque a la democracia"

Ocupan la sede de UPD en Barcelona / ATLAS

Se lee en minutos

Una veintena de miembros del Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), de ideología independentista, ha ocupado este jueves la sede de UPD en Barcelona por la actitud de este partido respecto al catalán, y posteriormente han sido desalojados sin resistencia por los Mossos d'Esquadra.

La protesta, según un comunicado de la SEPC, ha sido motivada por "la imputación de cinco militantes de la izquierda independentista de numerosos delitos por defender la lengua", en relación al acto de protesta en marzo del 2010 en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Decenas de estudiantes intentaron boicotear entonces una conferencia de la líder de UPD, Rosa Díez, que fue zarandeada, y el decano de esa facultad, Salvador Cardús, acabó cubierto de pintura de uno de los botes lanzados por los estudiantes.

A las 17.15 horas, una veintena de miembros de la SEPC han entrado en la sede de la formación, situada en la Gran Vía de Barcelona, en actitud reivindicativa, sin causar daños ni agresiones, según ha informado a EFE la policía autonómica. Los jóvenes han colgado una pancarta en la sede política, donde podía leerse "Defender el catalán no es ningún delito", y han permanecido en su interior durante unos veinte minutos.

Noticias relacionadas

Al llegar la policía, que ha sido avisada por el partido --que no tiene representación parlamentaria en Catalunya--, los jóvenes han comenzado a abandonar la sede sin resistencia y han sido identificados por los agentes, que no han practicado ninguna detención, aunque han abierto diligencias por ocupación de un espacio jurídico. Si UPD formaliza la denuncia, ésta será trasladada al juzgado, que será quien decida si cita a declarar a los miembros del sindicato estudiantil, han apuntado los Mossos d'Esquadra.

Según ha explicado a EFE el líder de UPD en Catalunya, Ramón de Veciana, en el momento en que se ha producido la ocupación, en la sede del partido solo había un empleado, que ha abandonado inmediatamente el edificio. "Habíamos recibido algunas amenazas, pero hasta hoy no se había llegado nunca a nada; es un ataque a la democracia", ha señalado De Veciana, que ha criticado "el guante blanco de la policía al negarse a detener a nadie, como si fuera una mera falta y no un delito flagrante". "Son instrucciones de su jefatura --ha afirmado el dirigente--, pero me parece absolutamente intolerable que esto ocurra en Cataluña y la respuesta de la policía sea ésta.