12 jul 2020

Ir a contenido

LA INSTRUCCIÓN DE 'CASO MERCURI'

Mandar en "Sabadell SA"

La investigación por presunta corrupción en el municipio vallesano apunta al pago de comisiones irregulares

La causa detalla la estrecha relación de un exconcejal del PP con Manuel Bustos

J. G. ALBALAT / Barcelona

14 de octubre del 2010. Un empresario envía un SMS al entonces concejal del PP en Sabadell Jorge Soriano. «Me han ofrecido varias veces muchas oportunidades de cosas por hablar del tiet [Melquiades Garrido, tío del exalcalde de la localidad Manuel Bustos] y de ti, y jamás he entrado al trapo. Pero como no quiero molestar más ya que a los que de verdad mandan en el Ayuntamiento de Sabadell SA (...) Llega el tiet y Emilio y me echan como un perro porque no entro en lo del 3%». Este es uno de los mensajes que se recoge en la pieza principal del presunto caso de corrupción que salpicó al antiguo equipo de gobierno del municipio.

En los 16.282 folios de esta parte del proceso, a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, se detalla cómo se inició la investigación, las pesquisas hasta ahora realizadas y las múltiples conversaciones entre empresarios y políticos intervenidas por los Mossos d'Esquadra. Otra treintena de causas paralelas nacidas de este tronco común están siendo tramitadas por el mismo juzgado de Sabadell. La justicia empezó investigar el conocido como caso Mercuri en febrero del 2010 tras la denuncia presentada por Nicolas G. S. por un presunto delito contra la Administración pública. Las conversaciones entre algunos implicados fueron ampliando el número de personas sospechosas, hasta llegar al que fuera alcalde de la localidad hasta el año pasado, Manuel Bustos, y a su hermano.

Las pesquisas se centran en el presunto cobro de comisiones ilegales por la contratación de obras y tráfico de influencias. Por ahora, en el centro de la trama está Soriano, quien, según el juez, cobraba comisiones, algunas de hasta 300.000 euros, por favorecer a empresarios que querían acceder a licitaciones municipales. En la causa se relata la estrecha relación entre Soriano y el entonces alcalde socialista aunque, por ahora, no se ha demostrado que Bustos sacase provecho económico. «Que tú entras en mi casa, joder», le llegó a decir en una ocasión el exregidor al concejal del PP, con el que también pactaba asuntos políticos.

Los empresarios imputados han señalado, sobre todo, a Soriano. «El chiringuito [Jordi Soriano] se está columpiando», se recoge en una de las conversaciones grabadas, en la que el empresario se queja de que las promesas del concejal del PP no se materializaban. Y continúa: «Lo que he untado lo voy a recuperar de una manera u otra (...) porque el único que ha untado he sido yo (...) Yo me he jugado 800.000 euros (...) Al final hay que decir las cosas como son». En el proceso figuran algunas muestras de presuntas maquinaciones políticas y económicas para conseguir obra pública.

La ficha del exalcalde

En la causa hay una extensa «ficha de imputación» de Manuel Bustos (más de 100 páginas) en la que los Mossos especifican las sospechas existentes contra el que fuera alcalde de Sabadell. El informe incluye desde presuntos casos de malversación de fondos públicos hasta tráfico de influencias, así como supuestas irregularidades en la concesión de servicios municipales, como el de recogida de basuras, o en la construcción de un polígono situado en el barrio de Sant Pau donde se iban a construir establecimientos comerciales.

La investigación se amplía a la Federació de Municipis de Catalunya, de la que Bustos fue presidente. En ese mismo informe policial, se le implica en la supuesta contratación de personas afines a él, a su equipo de gobierno, al PSC local o que han estado vinculadas al ayuntamiento en diferentes trabajos. La policía sospecha que se utilizaba para ello el Consorci per a l'Ocupació y Promoció  del Vallès Occidental.