14 ago 2020

Ir a contenido

Carmen Andrés: «Hay que hacer más política de calle que de despacho»

JOSE RICO / Barcelona

Nacida en Calanda (Teruel) en 1964, Carmen Andrés Añón llegó a Barcelona con 6 años y siempre ha vivido en Nou Barris. Esta licenciada en Derecho y funcionaria de carrera de la Generalitat se ocupa actualmente de los temas de educación y vivienda dentro del grupo municipal del PSC, cuyo jefe de filas, Jordi Martí, será a partir de ahora su rival en las primarias socialistas municipales.

-¿Por qué ha decidido presentarse a las primarias?

-Porque creo que la política influye y determina la vida de las personas, y me gustaría trabajar por una política que cuente con las personas.

-Usted procede del gran bastión del PSC barcelonés: Nou Barris. ¿Quiere ser la expresión de las bases?

-Me siento muy cómoda con la gente que mueve la ciudad con sus historias y experiencias personales. Aquí es donde creo que puedo aportar.

-El PSC es la cuarta fuerza en la ciudad, según las encuestas. ¿Qué no están haciendo bien?

-Tenemos que volver a conectar con la gente y con la realidad social para construir una alternativa seria para resolver esta situación.

-¿Qué diferencias hay entre su modelo de ciudad y el de Jordi Martí?

-Hay que hacer más política de calle, del taller y de la oficina de la empresa que de despacho institucional. Es imprescindible que hagamos la política allá donde están las necesidades. Se trata de estar con la gente, escucharla y darle un papel activo en la toma de decisiones políticas.

-El sondeo que publicó EL PERIÓDICO en mayo reflejaba la escasa notoriedad de los posibles candidatos. Usted tiene menos proyección mediática que otros nombres que suenan. ¿Eso puede ser un lastre?

-La proyección mediática es importante, pero no es un handicap insalvable. Creo en la política de proximidad y hay medios para llegar a la mayoría de los ciudadanos.

-Si todos los candidatos que suenan se presentan, no podrán haber grandes diferencias en los proyectos de ciudad. ¿Teme que en las primarias se diriman otras cuitas internas que trascienden a Barcelona?

-Las primarias deben ser de la organización, que ha apostado por un funcionamiento horizontal. Decidirá la militancia, pero también la ciudadanía. Las dinámicas internas deben pasar a un segundo plano. Sería un error grave usar estas primarias para alterar la composición de los órganos de dirección del PSC.

-Pero es difícil pensar que habrá una gran movilización fuera del partido, por lo que los apoyos internos acabarán siendo decisivos.

-Mi prioridad es trabajar por que el proceso sea lo más abierto posible y en el que se exprese mucha gente para que el resultado sea representativo. Si no fuera un proceso de primarias de verdad, no me hubiera decidido a participar.

-Inevitablemente, en los debates de las primarias impactará el proceso soberanista catalán. Su compañero Jordi Martí está jugando esta carta.

-Derecho a decidir sí, pero para todo lo que sea relevante para la ciudadanía. No soy independentista, soy federalista y la obligación de las instituciones es contar con todo el mundo, y ahora hay una crisis de representatividad muy clara. Detrás de cada partido hay personas.

-Si al final hay cinco o seis candidatos en las primarias, ¿no hay demasiado riesgo de división?

-Seguro que servirán para enriquecer el debate con los matices de cada uno y mostrar la diversidad del partido y de la sociedad.

-¿Confía en que la dirección del PSC mantenga en este proceso una total neutralidad?

-Sí, confío, lo pido y lo exijo.

-¿El estado general de las marcas PSC y PSOE será un obstáculo?

-Es una preocupación general, pero espero que los proyectos que se presenten para el futuro impacten más que el pasado. Los ciudadanos deben analizar muy bien el momento en el que se encuentra la ciudad.