Ir a contenido

Interior cambia por tercera vez al jefe de la unidad contra la corrupción

Losada defendió la independencia de sus hombres en la investigación de Gürtel

MAYKA NAVARRO / Madrid

La Dirección General de la Policía ha llevado a cabo una profunda reestructuración de su junta de gobierno y entre los cambios ejecutados está el cese del jefe de la Comisaría General de Policía Judicial, José García Losada, responsable último de todas las investigaciones llevadas a cabo en relación con la corrupción, entre ellas las del denominado caso Gürtel.

Este cargo será desempeñado a partir de ahora por el comisario principal Santiago Sánchez Aparicio. Se trata del tercer mando policial que desempeña este cargo en la presente legislatura, después de que el comisario Juan Antonio González fuera fulminado apenas diez días después de la llegada de Jorge Fernández Díaz al ministerio del Interior. González fue sustituido por Enrique Rodríguez Ulla, cesado también fulminantemente por la polémica generada en torno a la investigación, secreta y oficial, que ordenó sobre el ático de lujo en Marbella del presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González. El suyo fue el cargo de comisario más breve de la historia de la policía, apenas cinco meses.

Ulla fue sustituido por el comisario principal José García Losada, un gallego con una brillante trayectoría de independencia en el seno de la policía que ha dirigido, contra viento y marea, el periodo más complejo de las investigaciones sobre el caso Palau, Gürtel o Bárcenas, entre otras. De su gestión dependía la UDEF, la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales, responsable de todas investigaciones relacionadas con la presunta financiación irregular de los partidos políticos. El cese de Losada era un secreto a voces en la Dirección General de la Policía, y el pasado verano se llegó incluso a filtrar la intención del ministro Fernández Díaz de cesarlo. Un cese que, según algunas fuentes, frenó el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el momento que dijo en el Congreso de los Diputados que ninguno de los policías responsables de la investigación de Gürtel habían sido cesados.

Uno de los episodios más complicados con los que tuvo que lidiar Losada en su tiempo al frente de la comisaría general de la policía judicial fue la irrupción en plena campaña electoral en Catalunya de dos falsos informes que se atribuyeron a la UDEF, y que no fueron elaborados por ninguno de los policías que trabajaban a las órdenes del comisario cesado. Con cautela, pero con decisión, Losada defendió la labor de sus hombres, como defendió también la investigación que se estaba haciendo de los casos Palau, sobre la presunta financiación irregular de Convergència Democràtica de Catalunya.

Tampoco fue un momento sencillo para Losada cuando se hizo público el contenido del informe, elaborado también por la UDEF, sobre la ministra de Sanidad, Ana Mato. La difusión de ese documento coincidió con una de las reuniones de altos cargos del Partido Popular en Génova en la que, según varias fuentes, se acusó al ministro Fernández Díaz, y al director general de la policía, Ignacio Cosidó, de no contralar a sus policías. Aún así, y pese a los intentos, ni Fernández Díaz ni Cosidó pudieron fulminar a Losada. Y ahora, aprovechando una gran restructuración de la policía, finalmente lo han cesado, el tercer comisario principal en una misma legislatura, unos cambios completamente inusuales para un cargo de tanta responsabilidad, y mucho más en estos tiempos. Le sustituye el comisario principal Santiago Sánchez Aparicio, procedente de la División de Formación y Perfeccionamiento, y que también estuvo en la comisaría de policía judicial. Mientras que Losada pasa a dirigir la División Económica y Técnica.