Ir a contenido

El CAC rechaza que el 'Info K' de la Via Catalana vulnerase los derechos de los menores

Las dos consejeras socialistas emiten un voto particular en el que critican la falta de veracidad e imparcialidad del reportaje sobre la cadena humana

El pleno del Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) ha dictaminado este miércoles que no constata vulneración de la normativa sobre protección de menores en el programa 'Info K' del Canal Super 3 de Televisió de Catalunya (TVC) que informó sobre la cadena humana que tuvo lugar el pasado 11 de septiembre.

Según ha informado el CAC en un comunicado, el pleno del consejo se reunió el martes en sesión extraordinaria para analizar la noticia sobre la Via Catalana que se emitió el 12 de septiembre en el informativo de TVC dirigido a niños y jóvenes. En dicha noticia aparecían ocho menores de edad y un grupo de niños cantando, y todos ellos manifestaban su opinión favorable a la independencia de Catalunya.

El CAC ha aprobado un acuerdo que señala que TVC no vulneró el principio de veracidad porque la voz en off no incluía elementos valorativos. Asimismo, destaca que el hecho noticiable era la cadena humana y que las declaraciones de niños recogen sus puntos de vista. Según el CAC, "la difusión de la imagen y el nombre de pila de los menores no puede considerarse perjudicial para el interés del menor, no es contraria a sus intereses ni supone y menosprecio de su honra o reputación".

Tres votos en contra

Sin embargo, el dictamen del CAC no ha sido acordado por el consenso de todos sus miembros. Las consejeras socialistas Elisenda Malaret Carme Figueras han emitido un voto particular, al igual que el consejero del PPC, Daniel Sirera. 

Ha sido el voto de calidad del presidente del CAC, Roger Loppacher, el que ha inclinado la balanza en favor de avalar el programa 'InfoK'.

Malaret y Figueras  aseguran que el reportaje sobre la Via Catalana podría haber quebrantado "los derechos de los niños espectadores a ser infomados con veracidad e imparcialidad". A su juicio, la noticia sobre la cadena humana "vulnera el derecho de neutralidad, rigor objetividad y equilibrio que debe tener la televisión pública catalana", ya que, a su juicio, se posiciona claramente a favor de la opción independentista.

En su escrito, Malaret y Figueras recuerdan que el libro de estilo de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals subraya que los contenidos informativos deben de ser presentados "con imparcialidad, sin tomar partido por ninguna opción y sin dejarse influir por las fuentes que facilitan las noticias". "En temas que hay puntos de vista diferentes o incluso confrontados, buscamos opiniones contrastadas", añade el citado manual.

Así, las consejeras destacan que el reportaje "muestra la noticia de la Via Catalana de tal manera que los niños que no fueron se pueden sentir excluidos". "El conjunto de la noticia -añaden- deja entrever que los niños y las niñas que no han estado en la Via Catalana se han perdido un gran acontecimiento, la cual cosa les puede hacerse sentir discriminados o infravalorados o sentirse mal por no haber ido y tener, ellos o sus padres, una posición diferente que, como es obvio, es igual de legítima".

El consejero Sirera afirma en la explicación de su voto particular que "escuchar a una niña decir que 'España se tendrá que rendir' no contribuye a divulgar estos valores de fraternidad y convivencia que el propio Consell de l’Audiovisual consideraba positivos en el año 2006".

La noticia levantó en su día las críticas del PPC, que pidió la "dimisión" del director de TV-3, de Ciutadans, que lo calificó de "propaganda y manipulación", y del PSC, que pidió un debate más amplio sobre el tema. Por su parte CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP defendieron su contenido.