El acto ciudadano

La Via Catalana obliga a un despliegue sin precedentes

La ANC recomienda acudir con dos horas de antelación a los tramos de la cadena

El recorrido de la Via Catalana

El recorrido de la Via Catalana

2
Se lee en minutos
DANI SOROLLA / Barcelona

La Via Catalana cap a la Independència impulsada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) supone un reto de organización sin precedentes, en el que la logística será la clave de su éxito o su fracaso. La movilidad será uno de los factores más problemáticos de la jornada y obligará a las fuerzas de seguridad a emprender un despliegue nunca visto.

Para que la iniciativa discurra con la mayor normalidad posible, 2.465 mossos d'esquadra -353 de tráfico- se dedicarán en exclusiva a la cadena humana. Unos 5.000 voluntarios de la ANC se encargarán de orientar a los participantes para asegurar el éxito de la vía. Para facilitar las cosas, los organizadores han formulado una lista de recomendaciones dirigidas a los asistentes.

El primer consejo es llegar al tramo correspondiente con mucha antelación, como muy tarde a las tres de la tarde. Los organizadores recomiendan acercarse a cada tramo a través de autopistas y de carreteras secundarias, evitando las vías por las que transitará la cadena, y utilizando estas últimas solo en los metros finales antes de llegar al destino, siempre a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora por el carril más próximo al mar. En cada tramo, un responsable de la ANC que llevará un peto azul dará indicaciones sobre el estacionamiento.

Cortes de tráfico

Noticias relacionadas

Las restricciones de tráfico en los tramos de la N-2 y la N-340 afectados por la Via Catalana empezarán a la una del mediodía y se ampliarán a medida que se acerque la hora de 'encadenarse'. Los vehículos que tengan que desviarse a la AP-7 y C-32 no tendrán que pagar peajes puesto que se abrirán las barreras entre la una y las siete de la tarde. La página web del Servei Català de Trànsit informará puntualmente del estado de las carreteras. A las 16.45 horas, todo el recorrido de la cadena quedará cortado al tráfico.

La ANC recomienda llevar transistor para afinar la coordinación y poder escuchar los discursos que se pronuncien. Nada se ha dejado a la improvisación, tampoco el atuendo de los encadenados. Además de una gorra para protegerse del sol, se sugiere a los asistentes que vistan camiseta amarilla (la oficial a poder ser) para que el impacto visual sea el mayor posible. Todos deberán estar en su sitio a las cuatro de la tarde para emprender el montaje de la cadena, que culminará a las 17.14 horas, momento en el que empezará oficialmente la Via Catalana. Un acto que captarán 800 fotógrafos y quedará recogido en una gigafoto de toda la cadena.