EL ENREDO CON LAS PRESUNTAS PROPIEDADES DE LA HIJA DEL REY

Tres notarios asumen errores en los datos atribuidos a la infanta

Las fichas enviadas a Hacienda con el DNI '14' escrito por error se refieren a 11 fincas

La Agencia Tributaria no comprobó que en los documentos no sale el nombre de Cristina

El escrito de Hacienda en el que asume su error.

El escrito de Hacienda en el que asume su error. / JUAN MANUEL PRATS

Se lee en minutos
MAYKA NAVARRO
MADRID

El Consejo General del Notariado asumió ayer los errores que provocaron que Hacienda atribuyera por equivocación bienes a la infanta Cristina. El comunicado fue emitido coincidiendo con la comparecencia del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, que también reconoció otro error por parte de la Agencia Tributaria. Esta increíble coincidencia de «errores» que nadie comprobó provocaron que la Agencia Tributaria remitiera al juez de Palma José Castro un informe en el que se aseguraba que la infanta Cristina había vendido 13 fincas por un valor de 1,4 millones de euros. Unas operaciones cuyo montante, casualmente, coincidía con el presupuesto de las obras que la hija del Rey hizo en su casa de Pedralbes en el 2005, y que ascendieron a 1,3 millones.

Esas 13 polémicas operaciones están recogidas en cuatro escrituras públicas. Una es de compraventa de dos inmuebles, en Alicante, y las otras tres corresponden a tres aceptaciones de herencia. Es decir, en todo el proceso intervinieron cuatro notarios.

La primera escritura pública de compraventa de Alicante está bien hecha, como lo está el documento que el notario envió a la Agencia Tributaria. Fue un funcionario de este organismo, según reveló ayer Ferre, quien en lugar de anotar el DNI completo de uno de los herederos, el 14227213B, solo escribió los dos primeros números: 14. Primer error, que incluye dos operaciones, asumido por la Agencia Tributaria.

140 CASILLAS / Las otras 11 operaciones atribuidas a la infanta Cristina corresponden a tres escrituras de herencia, realizadas por otros tres notarios diferentes. Las tres escrituras están bien, pero los notarios cometieron errores al completar la ficha que después enviaron a la Agencia Tributaria, según explicó una responsable del Consejo General del Notariado a este diario. Estas fichas tienen unas 140 casillas para completar. El primer notario escribió «por error» el número 00000014, sin letra, en la casilla que correspondía al NIF del fallecido. Y el segundo y tercer notario, coincidieron al completar todos los datos correctamente, pero, inexplicablemente, escribieron el número 14 en la casilla que corresponde a «otros».

Noticias relacionadas

Lo que nadie supo explicar durante el día de ayer fue por qué esas casillas rellenadas de manera incorrecta con el número 14 fueron interpretadas por el programa informático de la Agencia Tributaria como propiedades de la infanta. Y lo peor. Por qué nadie en este organismo repasó ese informe que se entregó al juez de Palma. Con solo echar un vistazo hubieran visto que el nombre de la hija del Rey no aparece en ningún lado. De hecho, las cuatro escrituras públicas referidas a las 13 operaciones recogen todos los datos correctamente, hasta el punto de que pagan año tras años sus impuestos.

LA REACCIÓN DEL FISCAL / Las explicaciones ofrecidas por los representantes de los notarios y de la Agencia Tributaria no convencieron, sin embargo, al fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, quien advirtió ayer de que ni los fiscales ni los jueces se iban a quedar cruzados de brazos ante semejante embrollo y que el Ministerio de Hacienda deberá «aclarar» todos los extremos de la confusión con la infanta Cristina.