02 dic 2020

Ir a contenido

Barcelona votaría 'sí'

Un estudio encargado por ERC sobre datos del 25-N augura una victoria independentista en la capital por 49% a 38%

El comportamiento de los indecisos de izquierdas sería determinante

XABIER BARRENA / Barcelona

Una eventual consulta de autodeterminación de Catalunya contaría con el voto favorable de la capital catalana. Esto es lo que se extrae de un estudio que ha realizado el politólogo Joan Monjé por encargo de la federación barcelonesa de ERC. No es una encuesta, sino un trabajo que toma los datos de voto de las elecciones al Parlament del pasado 25 de noviembre y los cruza con las proyecciones de voto independentista que cada partido tiene entre sus electores según el el último sondeo del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) de la Generalitat. El resultado global para la ciudad arroja un 49% de apoyo al 'sí', un rechazo del 38% y, por tanto, un 13% de indecisos. La participación alcanzaría cotas históricas y llegaría al 79%, muy por encima del umbral del 68% que fijó el Govern la semana pasada para que el referendo tuviera validez.

Al analizar datos reales, como es el voto emitido, el estudio tiene un nivel de detalle que alcanza los grupos censales. Es decir, los colegios y hasta las mesas de voto. Si uno se queda en el paso previo, y se adapta a la división administrativa de los 73 barrios de Barcelona, concluye que el voto a favor de la independencia vence en 49 y el contrario, en 24. El 'sí' gana en todos los distritos de la ciudad, excepto Nou Barris. El barrio que de forma más masiva apoyaría el es el doblemente independentista Vallvidrera (donde tuvo lugar un oficioso referendo para separarse de Barcelona), con un 61,52%. En el otro extremo, el 'no' apabulla en Ciutat Meridiana, con el 55,87% de eventuales sufragios.

Cabe diferenciar dos tipos de distritos. Los que se comportan de modo homogéneo y los que juntan a barrios que optarían por respuestas muy distintas. Ciutat Vella, Eixample, Les Corts y Sarriá-Sant Gervasi votarían en bloque por el . De los 12 barrios de Nou Barris, todos excepto Vilapicina se decantarían por el 'no'. En Sants-Montjuïc el recuento por barrios es de 6 a 2; en Horta-Guinardó, de 7 a 4; en Sant Andreu, de 4 a 3, y en Sant Martí, donde en escasos metros cuadrados se hallan zonas tan diversas como Diagonal Mar y el Besòs, de 7 a 3, siempre a favor del 'sí'.

¿Cuál ha sido la mecánica del estudio? Pongamos un ejemplo práctico. CiU, la fuerza más votada en la capital, obtuvo en noviembre 235.488 votos. Aplicando la corrección del CEO, el 74,8% de ellos (el porcentaje de electores de la federación que votarían por la independencia; en este caso, unos 175.000) elegirían el 'sí' y el 7,4%, el 'no'. Un 8,4% no iría a votar. Así se ha ido haciendo con todos los partidos y, también, con aquellos electores que en la encuesta del centro de la Generalitat afirmaron no haber votado el 25-N.

El estudio es todo lo fidedigno que puede ser, habida cuenta de que, a diferencia de los sondeos electorales que se tamizan vía el recuerdo de voto, no existe en Catalunya ningún antecedente en este tipo de consultas. Es, por tanto, enteramente, lo que se llama voto directo. Sin filtro.

El secretario de comunicación de la federación barcelonesa de ERC, Àlex Miquel, detalla que la mayor parte de ese 13% de indecisos "son votantes de izquierda". Y que donde más electores con ese perfil hay (de izquierdas e indeciso) es en Horta-Guinardó, Nou Barris, Sant Andreu, Sant Martí y Ciutat Vella. Y ahí es donde su partido pondrá toda la carne en el asador. De hecho, ya lo está haciendo con la campaña 'Barcelona pel Sí'.

Más consideraciones. Dado el alto grado de abstención anunciada entre los votantes del PSC y del PP, por cada indeciso que finalmente se desdiga y que acabe votando 'sí' habrá dos votos por el 'no'. Mientras que solo el 2,5% de los que optaron por ERC en el 25-N dicen que se abstendrían en una consulta, en los casos del PP y el PSC alcanzan el 20,5% y el 24,4%, respectivamente. En el bando del 'no', el electorado más movilizado es, sin duda, el de Ciutadans. Solo el 10% de sus votantes afirman que no acudirían a las urnas. Curiosamente, entre los que en noviembre no fueron a votar, solo el 42% manifiestan su intención de volver a abstenerse. Y entre los que afirman que acudirán al colegio electoral el voto está repartido al 50%.