Ir a contenido

Movimientos en las filas conservadoras

Monago se desmarca de Rajoy y baja impuestos en Extremadura

El líder extremeño promete bajar el IRPF a las rentas de menos de 24.000 euros

Madrid dice que su recaudación permite a los extremeños pagar servicios esenciales

GEMMA ROBLES / ROSA SÁNCHEZ
MADRID

Desde que José María Aznar salió a la palestra a exigir una bajada de impuestos inmediata y a poner en cuestión las políticas de su sucesor, Mariano Rajoy, el debate sobre las posibilidades reales de acometer ahora una reforma fiscal se ha instalado en los partidos políticos -fundamentalmente en el PP- y en la sociedad. Y el asunto, a tenor de lo sucedido ayer, seguirá vivo y creciendo: el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, se desmarcó de la línea oficial de su partido y anunció una inminente bajada en el IRPF y en otros impuestos.

Monago, que en las últimas semanas ya se había enfrentado al Ejecutivo y a la dirección de su partido por oponerse, de forma radical, a la imposición de objetivos asimétricos de déficit -una estrategia pensada, a su juicio, para beneficiar a Catalunya-, se jactó ayer durante su discurso en el debate de la región de ser el primero en dar este paso. Esto es, de seguir las recomendaciones de Aznar mientras el equipo de Rajoy insiste en que todavía no puede cumplir el programa electoral y tocar los impuestos a la baja. «Extremadura va ser el primer Gobierno que, tras cinco años de subidas de impuestos a los ciudadanos, va a bajar los impuestos en España», enfatizó el político extremeño.

24 MILLONES DE EUROS / La decisión del gobierno de Monago (que cuenta con el apoyo externo de IU para poder mantenerse en el poder) consiste en bajar el tramo autonómico del IRPF para rentas inferiores a 24.000 euros; impulsar medidas fiscales para empresas y tocar el impuesto de sucesiones y otro de residuos. En total, según sus cálculos, el paquete fiscal se traducirá en 24 millones de euros. «Mi gobierno cumple lo que promete. Y las promesas se convierten en logros. Creemos en los impuestos bajos», remató.

La decisión de Monago apunta a un nuevo tsunami entre comunidades autónomas, aunque lleven la bandera del PP. De hecho, desde Madrid se afirmaba anoche que la autonomía que dirige ahora Ignacio González «es la región con la fiscalidad en el IRPF más baja de España», gracias a las deducciones. «Toda la rebaja de impuestos, IRPF y el resto, hace que Madrid tenga el menor esfuerzo fiscal, mientras que Extramadura lo tiene entre el doble y el triple [...]. Más del 40% del IRPF se recauda en Madrid, lo que permite que ejerza la solidaridad para pagar los servicios elementales de otras comunidades, receptoras netas de fondos, como Extremadura», espetan fuentes del gobierno regional.