Ir a contenido

Movimientos en las filas conservadoras

Cifuentes exige a los cargos del PP procesados que dimitan

EL PERIÓDICO
MADRID

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que esta legislatura ha destacado por sus arremetidas contra el movimiento de los indignados, y es una de las mejor situadas en la carrera para suceder a Ana Botella al frente de la alcaldía de la capital, se desmarcó ayer de la línea oficial de su partido al considerar que «hay políticos» del PP y otros partidos que, debido a que se han visto salpicados por casos de corrupción, «quizá no deberían estar ocupando cargos porque perjudican» a las formaciones y a la política.

En un desayuno informativo organizado por Vanity Fair dejó claro que, como jurista que es, defiende la presunción de inocencia. Aún así, reclamó que aquellos dirigentes que hayan cometido un delito en el ejercicio de su cargo o sean condenados, dimitan. Asimismo exigió el mismo comportamiento a aquellos cargos públicos que, como el socialista José Blanco, estén a punto de ser procesados.

EL 'CASO BÁRCENAS' / Cifuentes reconoció además que el caso Bárcenas «está haciendo mucho daño al PP». La delegada del Gobierno en Madrid cargó por otra parte contra el ahora presidente del Senado, Pío García Escudero, al considerar que debería haber declarado a Hacienda el préstamo que le hizo el PP. Los conservadores, en cambio, apoyan que el senador no informara del asunto.