29 mar 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

El fiscal pide investigar los encargos de Martorell a Método 3

La acusación quiere concretar si el Barça pagó el espionaje de dos exconcejales de Unió

El juez suspende la declaración del alto cargo de la Generalitat prevista para mañana

J. G. ALBALAT / Barcelona

El fiscal Pedro Ariche quiere profundizar en los encargos que el actual director general de Serveis Penitenciaris de la Generalitat, Xavier Martorell, hizo a la agencia de detectives Método 3 cuando era jefe de seguridad del F. C. Barcelona. Para ello, ha pedido al juez que investiga un presunto delito de apropiación indebida del que están acusados exaltos cargos del club azulgrana que inste a la policía para que elabore un informe sobre la facturación del Barça con la agencia de detectives y determine si, en base al material incautado en las dos entradas y registros, la entidad deportiva acabó pagando, sin su consentimiento, trabajos para terceros, como el espionaje de dos exconcejales de Unió Democratica de Catalunya (CDC) en Sant Cugat del Vallés, entre otros.

Ante esta petición del fiscal, el titular del Juzgado de Instrucción número 24 de Barcelona, Emili Vila Majo, ha suspendido la declaración de Martorell que estaba prevista para mañana. Fuentes judiciales apuntaron a que el resultado del informe policial determinará si el alto cargo de la Generalitat declarará como testigo, como estaba previsto, o como imputado, tal y como lo han hecho este jueves el exvicepresidente del Barça, Ferran Soriano, y el exdirector general del club, Joan Oliver. Los dos están acusados de la presunta apropiación indebida por los 2,5 millones de euros facturados por el club a cuatro agencias de detectives y cuyos trabajos no están documentados.

Facturas validadas

Soriano, que estuvo asistido por su abogado José Ángel González Franco, admitió que él validó algunas de las facturas investigadas y, en concreto, las facturadas a las empresas Intelligence Bureau Service y Cybex Experience. Los pagos a estas dos firmas habrían servido, en parte o en su totalidad, para abonar el coste de la instalación y mantenimiento de un programa informático para controlar los mensajes entrantes y salientes de los correos electrónicos de los empleados del club.

Soriano ha justificado este gasto, a la vez que ha asegurado que los trabajos se realizaron y que, si no existe minuta concreta sobre ello era, precisamente, como “medida de seguridad” y porque los encargos “eran verbales”. El exalto cargo del club, que se ha negado a contestar a las preguntas del abogado del Barça, Jorge Navarro, ha explicado que él había mantenido varias reuniones con los representantes de estas dos empresas sobre la labor que se estaba realizando. En alguna ocasión, ha insistido, participaron otros directivos del club.

Informes sobre vicepresidentes

El exdirector general del Barça, Joan Oliver, por su parte, ha admitido que había validado las facturas de Método 3, recociendo saber el contenido de solo cuatro de ellas, las que corresponden a los informes elaborados por la agencia de detectives sobre cuatro vicepresidentes del club, con un coste de 16.200 euros cada una. Sobre el resto de facturas, el imputado cargó la responsabilidad en Xavier Martorell, que era jefe de seguridad del Barça, asegurado que este se las entregaba y él únicamente las validaba, desconociendo a que trabajos correspondían.