Ir a contenido

POLÉMICA POR LA LENGUA EN ARAGÓN

Los cambios de 'la Dolors'

La 'inventora' del lapao nació en Ripoll, donde fue vecina del 'exconseller' Puigcercós

FERRAN COSCULLUELA
RIPOLL

La inventora del lapao (Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental) nació el 3 de diciembre de 1955 en Ripoll, el bressol de Catalunya. Dolores Serrat Moré -o Dolors, como la recuerdan allí- vivió sus primeros años en un edificio situado en el número 7 de la plaza del Ajuntament, al lado de la calle de la Font y justo enfrente del monasterio de Ripoll, donde yacen algunos condes de Besalú y de Barcelona, entre ellos Guifré el Pilós, fundador de la dinastía catalanoaragonesa.

En la misma plaza, a dos números de distancia, vivía la familia del exlíder de ERC y exconseller Joan Puig-

cercós. El año pasado, cuando la consejera de Educación del Gobierno de Aragón ya despuntaba por sus declaraciones sobre el idioma que se habla en la Franja, Puigcercós explicó en su blog la conversación que mantuvo con su hermana mayor para averiguar quién había sido su inefable vecina: «'Francesca, ¿te acuerdas de la Dolors Serrat, que se fue de Ripoll a los 18 años? [...]' 'Renoi, Joan, si vivía enfrente de nuestra casa, ventana con ventana.' '¡Caramba! ¿Vivía encima de Cal Matalasser y de Can Rudé?'

'I tant! ¿No te acuerdas de ella?'. 'No, porque cuando se fue a estudiar a Zaragoza yo tenía 7 años'».

'Trempada' y 'eixerida'

Puigcercós no es el único sorprendido por la transformación de su vecina. Dolors Molina Serrat, prima segunda de la consejera aragonesa y una de las dos familiares que le quedan en Ripoll, tampoco se explica cómo ha podido cambiar tanto. «Su familia era catalana y en su casa siempre hablaban catalán. Esto que ha pasado con el catalán de la Franja es un caso único en todo el mundo y yo no lo entiendo, porque sus raíces están aquí», lamenta.

La pariente de la creadora del lapao siempre habla de «Dolors» cuando se refiere a su prima. A sus 90 años tiene una gran lucidez y aún recuerda cuando cuidaba de la futura consejera, que era hija única. «Era trempada y eixerida. No era más inteligente de la cuenta, pero ponía mucha voluntad. Buena chica, discreta y presumida, y si alguna vez le he tenido que decir algo era que cuando discutía siempre quería tener la razón», rememora.

Su padre, Joan Serrat, regentó un establecimiento situado en el centro de Ripoll llamado La Bodega Española. Toda una premonición, aunque dicen que no era un hombre de derechas. Si pecaba de algo, cuentan sus vecinos de aquella época, era de ser «un poco estirado». La madre, Montserrat Moré, se casó muy joven y antes de su matrimonio trabajó con una hermana en una peluquería de la ciudad.

Miguel, propietario del Bar Catalunya, también define a «la Dolors» que él conoció como una chica «más bien tímida, amable y estudiosa». Cuenta que la última vez que la vio fue hace unos 10 años, cuando ella visitó Ripoll en compañía de su esposo y sus tres hijos. «Su marido y la familia de él son militares», apunta Miguel. Un dato que no hay que perder de vista.

Además de casarse y formar una familia en Aragón, Dolors se transformó en Dolores y aprovechó al máximo lo aprendido en las Carmelitas de Ripoll. Se doctoró en Medicina, se especializó en Psiquiatría y Medicina Legal y Forense, y se licenció en Derecho. Inició su carrera política en Zaragoza como concejala en el 2003 y ocho años más tarde llegó al Gobierno aragonés. Serrat dice que se siente «maña». Después de tantos cambios, no es extraño que su película favorita sea Lo que el viento se llevó.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.