18 sep 2020

Ir a contenido

El Parlamento de Aragón vota este jueves la ley de lenguas que denomina Lapao al catalán

La normativa se aprobará, previsiblemente, con los votos del PP y del Partido Aragonés (PAR)

Las Cortes de Aragón votarán este jueves la ley de lenguas que, incluye, entre otras medidas, el cambio de denominación del catalán que se habla en la Franja, que pasará a denominarse "lengua aragonesa propia del área oriental (LAPAO)". El aragonés, por otra parte, se denominará lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica (LAPAPYP).

La normativa se aprobará, previsiblement, con los votos del Partido Popular y del Partido Aragonés (PA). El resto de grupos que integran el Parlamento aragonés (PSA-PSOEChunta AragonesistaIzquierda Unida) abandonaron la comisión en la que se tramitaba el proyecto por su desacuerdo con el mismo.

CDC defiende la unidad de la lengua

Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) ha instado al Ministerio de Cultura a defender la unidad de la lengua catalana ante el proyecto de ley. "El Ministerio de Cultura no tiene mucho sentido, porque sus competencias están transferidas a las comunidades, pero si tiene alguna utilidad es para que sea contundente al exigir el respeto a los criterios científicos y defienda la unidad de la lengua catalana", ha subrayado el secretario general de CDC, Josep Rull, en una conferencia de prensa tras la Ejecutiva del partido.

Rull ha calificado de "inaceptable" la iniciativa del PP y del PA y ha dejado claro que "ante cualquier agresión a la unidad de la lengua catalana, su combate será una prioridad". Para Rull, la ley aragonesa inventa "nuevas modalidades lingüísticas", y ha llamado a esperar la reacción del Gobierno central, y especialmente la del ministro de Cultura, José Ignacio Wert

Evitar "cualquier tipo de imposición"

El proyecto de ley otorga al Gobierno aragonés, tras escuchar a la Academia Aragonesa de la Lengua --que se crea con la nueva ley--, la decisión sobre los topónimos, así como los nombres oficiales de los territorios, los nucleos de población y de las vías interurbanas. La ley de lenguas implicará, además, la derogación de la anterior normativa, que reconocía la existencia de población catalanohablante en la Franja. 

En el momento de presentar el anteproyecto, la consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, Dolores Serrat, destacó que la pretensión de la nueva norma era recoger la diversidad lingüística de la comunidad y garantizar su protección, evitando "cualquier tipo de imposición".

El texto del proyecto de ley responde al compromiso electoral del PP de sustituir la norma actual y derogar aspectos que, desde su punto de vista, "imponen" la normalización del catalán y del aragonés.

La norma que votarán las Cortes de Aragón reconocerá el derecho a recibir enseñanza de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón en las zonas en las que se han hablado históricamente, pero dicta que el aprendizaje será voluntario y que se garantizará mediante una oferta decuada en los centros educativos.