Retirada la placa de los duques de Palma de la Rambla de la ciudad

Operarios municipales han empezado a sustituir todas las unidades del emblemático paseo

MARISA GOÑI / Palma

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Ayuntamiento de Palma ya ha iniciado la sustitución de las placas de la Rambla, donde ha desaparecido el nombre de los duques de Palma de Mallorca y se ha recuperado la nomenclatura tradicional de Rambla, a secas. Los operarios han iniciado los trabajos hoy a las nueve de la mañana y sustituirán durante la jornada todas las placas del emblemático paseo de la capital balear. El esculpido se ha llevado a cabo en una empresa del municipio mallorquín de Marratxí, la misma que años atrás hizo las placas con el nombre de los duques de Palma.

Este reemplazo se acordó por unanimidad de todos los grupos políticos en el último pleno municipal. La propuesta llegó de los econacionalista de Més per Mallorca, que después de un año de intentarlo sin éxito, consiguieron que PP y PSOE cambiaran su posición y respaldaran el cambio de nombre a la vista del derrotero judicial que adquiría el 'caso Nóos'. La gota que colmó el vaso fue la burla de Iñaki Urdangarin a su título cuando firmó un correo enviado al secretario de las infantas, Carlos García Revenga, como 'el Duque em Palma do'. "En los últimos días, hemos podido constatar la indignación de los ciudadanos de Palma porque se ha manifestado públicamente una conducta poco ejemplar y una falta de consideración hacia el título y el nombre de la ciudad", explicó el teniente de alcalde de Palma, Julio Martínez, para justificar el cambio de posición.

Polémica designación en 1998

El cambio de denominación de la popular vía palmesana levantó una gran polémica en 1998, cuando con los únicos votos de los 15 regidores del PP se aprobó añadir a la Rambla el título de los duques de Palma de Mallorca que el Rey había otorgado a la infanta Cristina y su esposo con motivo de su boda. PSOE y PSM se abstuvieron, tras ver rechazadas sus ubicaciones alternativas para dichos honores, desde una parte del Paseo Marítimo al Paseo Uruguay. Solo Esquerra Unida votó en contra. Además de la polémica política, se suscitaron otras de índole histórico y lingüístico. Algunos plantearon que un reino, como fue el de Mallorca, no cabían ducados. Otros, que el título de duques de Palma de Mallorca era una aberración porque la ciudad se llamaba Palma a secas. Recientemente, con los únicos votos del PP, se cambió a Palma de Mallorca.

La pérdida de la Rambla no será el único revés para Iñaki Urdangarin. El PP anunció que llevará al próximo pleno una moción para pedir a la Casa Real que le prohíba utilizar el título de duque de Palma, tras rechazar otra propuesta más drástica de los econacionalistas que solicitaban que se le quitara el título. También se reclama al Govern balear que retire la Medalla de Oro que obtuvieron los duques de Palma en tiempos de Jaume Matas.