Las reformas

Tres meses para pactar la jubilación anticipada

El Gobierno aplaza el decreto de reforma hasta que el Pacto de Toledo dé su opinión

CCOO y UGT avisan de la desprotección de los trabajadores que ya la han pactado

Manifestación contra los recortes en las pensiones del día 17 en Madrid.

Manifestación contra los recortes en las pensiones del día 17 en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

3
Se lee en minutos
MERCEDES JANSA
MADRID

En el primer trimestre del 2013 el Gobierno llevará a cabo una reforma de la jubilación anticipada y en la parcial para restringir su acceso al constatar que esta es una de las vías de agua del sistema público de pensiones. Le gustaría que fuera por acuerdo, en lo que coincide con la oposición y los sindicatos, pero ante la previsible discrepancia (nadie ve la urgencia), aprobará los cambios por decreto.

El último Consejo de Ministros del año dejó para otro momento reformar una reforma (la que acordó el Gobierno de Zapatero y ante la que el PP se abstuvo) que entrará en vigor el día 1 próximo. Esta ley alarga la edad de jubilación de 65 años a 67 de forma paulatina entre el 2013 y el 2027. También regula la jubilación anticipada y la parcial, asunto que Rajoy ha querido restringir desde que llegó al poder.

El Ejecutivo optó ayer por dejar en suspenso durante tres meses los artículos de la reforma de Zapatero referidos al retiro anticipado. En este tiempo espera que haya debate y alternativas en la comisión del Pacto de Toledo a su propuesta.

MÁS RETRASO/ En el Ministerio de Empleo se trabaja con la idea de alargar la edad para acceder a estas jubilaciones especiales de forma gradual y progresiva, como va a ser el caso de la jubilación ordinaria, que pasará de 65 a 67 entre el año próximo y el 2027. Se trata de que nadie se pueda jubilar anticipadamente de forma voluntaria a los 63, como ahora, y espera a tener los 65.

El periodo de tres meses no quiere decir que esté permanentemente abierta la negociación con los partidos y los sindicatos. De hecho, todas las partes conocen los puntos de acuerdo, de desacuerdo y de posible aproximación. El plazo tiene que ver con no dar la razón a los que han acusado al Gobierno de reformar porque sí, antes de esperar la entrada en vigor de la nueva ley de pensiones, así como con la adecuación de los cambios nuevos a lo que digan los convenios que se están negociando y con las situaciones de prejubilación ya pactadas en los ERE.

A la oposición y los sindicatos CCOO y UGT los cambios no les parecen urgentes ni necesarios. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió que una nueva reforma del sistema de pensiones debería contar con el mismo consenso que la que aprobó el anterior Ejecutivo socialista, que también contó con el respaldo de los sindicatos y la patronal CEOE.

Carles Campuzano, portavoz de CiU en la comisión del Pacto de Toledo, aplaudió que el Gobierno apueste por una reforma con acuerdo, pero le advirtió de «las dificultades de los trabajadores de más edad para encontrar un empleo» si son despedidos.

Noticias relacionadas

En espera de conocer el contenido del decreto ley, CCOO y UGT recordaron que los acuerdo alcanzados en los últimos meses en despidos colectivos y ERE lo han sido según la legislación vigente y que sus condiciones deben ser tenidas en cuenta en la futura reforma. En caso contrario, los trabajadores mayores estarán en «situación de desprotección e inseguridad jurídica», afirman los sindicatos.

PENSIONES EN EL EXTRANJERO / El decreto prevé también la retirada de los complementos a mínimos a aquellos pensionistas que trasladan su residencia fuera de España, la mayoría extranjeros, pero tendrá carácter retroactivo. Con esta medida si un ciudadano, por razones ajenas a una enfermedad, sale de España durante más de 90 días, podría también perder el complemento a mínimo que estuviera cobrando, según fuentes de Empleo.