Las pesquisas

Bustos: «Diles a Homs y Oriol Pujol que para matarme necesitarán más»

El dirigente socialista está imputado por cuatro delitos, incluida la malversación de fondos públicos

En una conversación con Madí, el alcalde vinculó a los dirigentes de CDC con la operación Mercuri

Bustos, en el juzgado. A la derecha, Garrido (arriba, con gafas de sol) y Jiménez (abajo).

Bustos, en el juzgado. A la derecha, Garrido (arriba, con gafas de sol) y Jiménez (abajo). / ACN / ESTEFANIA ESCOLÀ / JOSEP GARCIA

Se lee en minutos

MAYKA NAVARRO / J. G. ALBALAT
BARCELONA

El alcalde de Sabadell, Manuel Bustos, sabía que los Mossos d'Esquadra le estaban investigando y que su móvil estaba pinchado. Solo así se entienden algunas de las últimas conversaciones telefónicas transcritas por los investigadores de la operación Mercuri, que rastrean una presunta trama de corrupción en el ayuntamiento de la capital vallesana. Y entre esas conversaciones destaca una que el dirigente socialista mantiene con el exresponsable de comunicación de CDC y estrecho colaborador delpresidentArtur Mas David Madí. «Les dices a Homs y a Oriol Pujol que para matarme necesitarán más cosas», suelta Bustos.

No es la única grabación intervenida al alcalde de Sabadell en la que este relaciona la investigación a la que ha sido sometido con los dirigentes de Convergència. En realidad, las primeras diligencias de la Operación Mercuri se iniciaron cuando Joan Saura todavía eraconsellerde Interior, con el tripartito. En una conversación con el empresario italiano de comunicación y fundador de Canal Català Nicola Pedrazzoli, Bustos advierte: «Que no se preocupen, que vamos a tener más de un escándalo todos, si juegan a lo que están jugando». Y más adelante, en esa llamada, afirma refiriéndose a CiU: «Yo seré un muerto muy incómodo, conmigo no van a poder».

Durante las seis horas que Bustos pasó prestando declaración el domingo en los juzgados de Sabadell, el juez Ramón González, que ha dirigido la investigación junto al fiscal anticorrupción Fernando Bermejo, le preguntó si en algún momento supo que tenía el teléfono intervenido y que estaba siendo investigado por los Mossos d'Esquadra. El alcalde de Sabadell lo negó rotundamente. Sin embargo, en otra conversación intervenida y transcrita por la policía, Bustos le dice a un interlocutor no identificado en las diligencias: «Por si acaso alguien me está escuchando y me está grabando, decirle que me acuerdo de él y de su madre».

Durante el largo interrogatorio, en el que estuvo acompañado por su letrado Cristóbal Martell, Bustos tuvo que responder a varias preguntas sobre si en algún momento utilizó a su hermano Francisco para que, presuntamente, colase como gastos de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC) algunos pagos personales del alcalde (por ejemplo, los gastos de una escapada a Almería). El fiscal anticorrupción también le preguntó por una llamada a su hermano en la que el propio alcalde alude, sin citar su nombre, a un juez. «Paco -señala-, necesito que me des 1.500 euros para una cosa que hice con un juez. Ya sabes...». Algunas fuentes detallaron ayer que el magistrado al que hacía referencia Bustos es un juez de la Audiencia Nacional que pasó unos días en Sabadell y al que el alcalde quiso agasajar.

Te puede interesar

CUATRO DELITOS / Estas son solo algunas llamadas de las muchas que se incluyen en los miles de horas de grabaciones que los mossos de la unidad que dirige el subinspector Antoni Salleras han escuchado y transcrito en los dos años que ha durado la operación. Una investigación que se inició tras la denuncia de un empresario, que el sábado reconfirmó en los juzgados que tuvo que pagar al exconcejal del PPC Jordi Soriano. Otros dos empresarios presuntamente extorsionados también han reconocido que pagaron por acceder a obra pública.

A pesar de las detalladas explicaciones que durante seis horas dio Bustos, este abandonó los juzgados a las tres de la madrugada imputado por cuatro delitos: contra la administración pública, malversación de fondos públicos, omisión del deber de perseguir el delito y tráfico de influencias.