18 sep 2020

Ir a contenido

CONSTITUCIÓN DE LA MESA DEL PARLAMENTO VASCO

No entiendo el voto en blanco

"La cortesía parlamentaria obligaba a Bildu a votar a favor del PNV para la presidencia del Parlamento, pero a aquella fuerza le hace falta aún unos 12 hervores democráticos"

Iñaki Anasagasti

La líder de EH Bildu, Laura Mintegi,a su llegada al Parlamento de Vitoria. EFE / DAVID AGUILAR

La líder de EH Bildu, Laura Mintegi,a su llegada al Parlamento de Vitoria. EFE / DAVID AGUILAR

Este pasado martes 20 de noviembre (la venganza de la historia) se ha constituido en Gasteiz [Vitoria] el Parlamento vasco. En 1980 este acto se hizo en la casa de Juntas de Gernika y allí se eligió la Mesa presidida por Juan José Pujana, del PNV. Aquel era un parlamento de 60 diputados, hoy son 75, y no teníamos ni sede. En tiempos de la República allí mismo se eligió al lendakari [José Antonio] Aguirre, pero no tuvimos oportunidad de elegir un Parlamento. Lo de hoy, con todos los partidos, es un hito importante.

Me ha llamado la atención el voto en blanco. He seguido el acto viéndolo en Euskal Telebista, así como el recuento de los votos. Todo muy sobrio. Donde yo estuve sentado seis años, lo hacía Andoni Ortuzar. A su lado, Iturrate, secretario de la mesa anterior y de esta nueva. Hace tres años y medio el mejor derecho a ser elegida presidenta le correspondía a Izaskun Bilbao, pero un acuerdo antinatura, aunque democrático, del PP y del PSE le dio la presidencia a la señora [Arantza] Quiroga [PP], en dura pugna interna con su compañera Laura Garrido, conocedora del euskera. Pero Quiroga era más amiga de Antonio Basagoiti y por eso ha presidido esta institución en los últimos años, sin pena ni gloria y con un Parlamento mutilado, sin presencia de la llamada Izquierda Aberzale.

Y, en esas condiciones, es entendible el voto en contra, pero no cuando hay un pacto previo de todos los partidos con su representación en la Mesa. Existe algo que se llama la cortesía parlamentaria, que en actos muy puntuales como estos hace que todo el mundo vote a todo el mundo. Es el pacto implícito de la democracia.

Esos votos en blanco significan que todavía hay mucho trabajo democrático que hacer para ir logrando que los usos y costumbres de la democracia se afiancen en la sociedad. Tan importante en democracia es el fondo como las formas y aunque el resultado no cambie nada no es lo mismo votar 'sí' que votar en blanco.

Y es que los extremos siguen tocándose. El PP no puede ver ni en pintura a Bildu y Bildu no puede ver ni en pintura a nadie, salvo a ellos mismos.

Y se olvidan que el PNV abortó el intento del PP de desplazar a EH Bildu de la Mesa y de la vicepresidencia primera. Quería el PP apoyar con sus votos al PSE para desplazar de la vicepresidencia primera a Juanjo Aguirrezabala (de Bildu) que está el hombre feliz con su nuevo puesto. Y eso lo ha logrado Bildu con los votos del PNV.

Cuando algo así ocurre, esa cortesía parlamentaria te obliga a responder en consecuencia, no con el voto en blanco, sino con el voto afirmativo, pero es que a Bildu le hacen falta todavía como unos 12 hervores democráticos. Ya aprenderán. De todas maneras es mejor esto que lo ocurrido en 1980 que se presentaron a las elecciones, fueron elegidos y no fueron más que a montarle la bronca al Rey, tildando el Parlamento de "Vascongado". Y es que esta gente solo acierta, cuando rectifica.

Ha empezado la décima legislatura. Hay una Mesa con gente experimentada y gran recorrido, y con ganas de ir afrontando los retos que el país demanda. ¡Zorionak!

http://ianasagasti.blogs.com/mi_blog/